Los envases de plástico son una constante en el día a día. Por mucho que lo intentes es prácticamente imposible no llevarse a casa algún alimento que no esté envasado con este material. No es de extrañar, ya que los polímeros de los que están compuestos son realmente baratos y muy maleables por lo que su uso está ampliamente extendido en la industria alimentaría.

¿Qué hacemos con estos envases una vez que ya no nos son útiles? Un pequeño porcentaje de personas los tiran allá donde se encuentren (al suelo, en el campo, etc…) la mayoría de los seres civilizados los tiran en cualquier papelera o contenedor y una creciente minoría se está concienciando con la importancia del reciclaje para la conservación de nuestro medio ambiente y dividen las basuras para depositarlas en sus correspondientes contenedores.

En el siguiente vídeo vaís a ver el camino que recorren 3 botellas de plástico según el destino final que le demos. Ya os avisamos que si queréis hacer las cosas bien el camino es el del reciclaje. Los demás solo llevan a la contaminación o a crear las tristemente famosas “Islas de plástico” que se forman en nuestros mares y océanos y que provocan la muerte de miles de seres vivos por intoxicación al año. Todo esto puede parecer banal, total, muchos pensarán que unos cuantos peces muertos al año no hace daño a nadie, pero ¿y si te digo que esos peces intoxicados acaban en tu plato?.

Fuente: TED vía Microsiervos

Publicado en Animales