A mis 30 años he disfrutado de una época que no volverá a repetirse, el inicio de la carrera tecnológica moderna. Hemos pasado de usar un walkman durante 10 años a un MP3 que se iba fabricando cada vez más pequeño conforme pasaban las semanas, hasta incorporarse en un dispositivo junto con una cámara de fotos, una televisión, una pantalla táctil, un teléfono inalámbrico, una linterna, un reproductor de vídeo, una cámara de vídeo, una videoconsola, una agenda personal, una calculadora, un buzón de correo y una revista -si, me dejo mil cosas-.

A nadie le gusta sentirse mayor excepto cuando no lo somos, pero la realidad es que llevamos a nuestras espaldas conocimientos sobre dispositivos que resultan completamente extraños para los más jóvenes. En el siguiente vídeo, unas chicas de las que desconocemos su edad pero que deben rondar los 15-17 años, intentan llamar con uno de estos teléfonos de dial giratorio -o de baquelita- que ha estado presente en todas nuestras casas. No te pierdas la manera en que lo hacen.

Un divertido momento que nos recuerda que los años van pasando sin que nos demos cuenta…

Publicado en Miscelánea