monjas_1

“Dios quiere personas felices, que vivan el amor a la luz del sol”. Así defienden Federica e Isabel su decisión de colgar sus hábitos para contraer matrimonio y emprender una nueva vida juntas.

Ambas, de 44 años de edad, llevan largos años dedicando su vida a ayudar a los demás, pero hace cosa de tres años se conocieron durante un viaje pastoral y se quedaron prendadas la una de la otra. Al parecer, aunque hay discrepancias por mantener a la prensa alejada, se darán el “sí, quiero” hoy mismo en un pequeño pueblo de Turín, donde nunca se ha celebrado un enlace entre personas del mismo sexo.

Federica es de nacionalidad italiana, licenciada en Filosofía y ha realizado un montón de misiones por todo el mundo, mientras que de Isabel lo único que se sabe es que proviene de América del Sur y que ha dedicado su vida a cuidar de personas con problemas de drogas y extrema pobreza, desde Roma hasta África.

Así pues, poco se sabe de estas dos mujeres tan valientes, que se han tenido que enfrentar a toda clase de críticas desde su antigua institución. “Salimos del convento, pero no dejamos la Iglesia y no olvidamos la fe“, declaraban.

El alcalde de Pinerolo, en Turín, oficiará el matrimonio civil, que incluye las uniones entre personas del mismo sexo. Pero, después, el padre Franco Barbero, un sacerdote excomulgado por mostrar abiertamente su apoyo a los matrimonios homosexuales, realizará una ceremonia religiosa.

Este exsacerdote habla de la fe de ambas mujeres, quienes después de tres años, “han tomado una decisión con coraje, sabiendo que no será muy apoyada. Dentro del convento han sido criticadas, pero también han recibido el apoyo de algunas hermanas“, explica Barbero.”Se enamoraron como todas las personas en el mundo: conociéndose lentamente y descubriendo un sentimiento profundo la una hacia la otra“.

Según Barbero, Federica e Isabel han pedido el anonimato. “No queremos convertirnos en famosas, solo vivir serenamente juntas y encontrar un trabajo“.

Vía: La Stampa

Publicado en Familia