La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer, o demencia senil de tipo Alzheimer (DSTA) o simplemente alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales.

Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian.

La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años, aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.

La EA es la forma más común de demencia, es incurable y terminal, que aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años de edad. Es por esto que se recomienda hacer ejercicios que ayudarán contra esta enfermedad.

Lo que sigue se da en el caso de los diestros, si es zurdo utilice entonces “Gimnasia para el cerebro”. El simple hecho de cambiar de mano para cepillar los dientes, contrariando su rutina y obligando la estipulación del cerebro, es una nueva técnica para mejorar la concentración, entrenando la creatividad y la inteligencia y así realiza un ejercicio de Neuróbica.

Cerca de 80% de nuestro día a día, está ocupada por rutinas, que a pesar de tener la ventaja de reducir el esfuerzo intelectual, esconden un efecto perverso: limitan al cerebro… Para contrariar esta tendencia, es necesario practicar ejercicios “cerebrales”, que hacen a las personas pensar solamente en lo que están haciendo, concentrándose en esa tarea.

El desafío de Neuróbica, es hacer todo aquello contraria a la rutina, obligando al cerebro a un trabajo adicional. He aquí alguno de los ejercicios:

– Use el mouse con la mano contraria

– Trate de escribir con la otra mano

– Use el reloj en el pulso contrario al que normalmente lo utiliza

– Cepíllese los dientes con la mano contraria al de costumbre

– Camine por la casa, de espalda (en la China , esta rutina lo practican en los parques)

– Vístase con los ojos cerrados

– Estimule el paladar con cosas diferentes

– Vea las fotos al revés, cabeza abajo

– Mire la hora, en el espejo

– Cambie de camino para ir y volver del trabajo

– Muchos otros, dependiendo de su inventiva.

La idea es cambiar el comportamiento de rutina. Tiente hacer algunas cosas diferentes, con su otro lado del cerebro, estimulándolo de esa manera.

Vale la pena probar!

Publicado en Salud