¿Cuál era la asignatura que menos os gustaba en vuestros años escolares? Seguro que una gran mayoría responderéis sin dudarlo ni un segundo, las matemáticas. Ahora, con unos cuantos años más, somos muchos los que hemos descubierto el atractivo que encierra esta disciplina.

Resolver operaciones matemáticas asiduamente es el mejor tratamiento rejuvenecedor que podemos darle a nuestro cerebro. Ya sabéis, un cerebro ágil y despierto nunca envejece.

Como sabemos que a nadie le gusta ponerse a hacer sumas, restas y multiplicaciones así porque sí, qué mejor manera que camuflarlas en forma de juego. A continuación os mostramos una imagen de unas ecuaciones sencillas pero cambiando las incógnitas por flores.

acertijo de las flores

Como podéis observar, cada flor tiene un valor numérico determinado. Este número podemos deducirlo gracias a las operaciones que vemos en pantalla. Una vez asignemos un número a cada flor, deberíamos ser capaces de resolver la operación final.

¿Qué número se esconde detrás de la interrogación? Al final de artículo encontrarás la solución.

 

 

 

 

 

¿Que número te ha dado? ¿102 tal vez? Sigue bajando un poco más.

 

 

 

 

 

¿A lo mejor te ha salido 101 como resultado? Tendrás que bajar más para comprobar si es el correcto.

 

 

 

 

 

 

Solución:

El resultado es 81. Si hacemos las operaciones para desvelar los números nos da que la flor roja tiene un valor de 20, la flor azul de 5 pétalos tiene un valor de 5 y la amarilla un valor de 1. En el ejercicio final vemos que la flor azul tiene tan solo 4 pétalos, por lo que podemos deducir que su valor es 4. Al final el resultante es 1 + 20 x 4 = ?.

Siguiendo la jerarquía de operaciones resolveremos primero las multiplicaciones, luego las sumas y el resultado es 81. En realidad, esta ecuación juega tanto con las incógnitas como con nuestra capacidad de observación. ¿Qué tal se te ha dado?

Fuente: Deadbees, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea