En los últimos años la nutrición está sufriendo una auténtica revolución y es que, antes de lanzarse a cultivar atendiendo solo a factores de crecimiento y precio de venta, las granjas de cultivo ecológico han hecho la tarea y puesto el foco de atención sobre los valores nutricionales.

Así es como las estanterías de los supermercados se han ido llenando poco a poco de productos orgánicos y nutricionalmente ricos como las semillas sésamo, la chia o la quinoa, entre otros. Llamados “super alimentos”, esta nueva categoría de comida aporta muchas vitaminas y minerales, proteínas de origen vegetal, grasas buenas, hidratos de carbono de asimilación lenta y fibra. 

Si quieres aprender más sobre ellos y su forma de cocción, puedes hacerlo aquí; pero su importancia no radica solo en su valor nutricional sino en el cambio de mentalidad que ha generado en el consumidor y la industria. Al menos en una parte de ella, antes de que las corporaciones de la industria alimentaria lo vuelvan a corromper con sus procesados ricos en azúcares y grasas hidrogenadas.

Por el momento, este nuevo cambio de mentalidad ha propiciado la búsqueda de nuevos alimentos que se diferencian en forma, sabor, preparación y cultivo de los tradicionales. No obstante sus propiedades y beneficios hablan por sí solos. 

Hoy queremos hablaros del moringa, un árbol milenario que sin embargo llega ahora dispuesto a revolucionar nuestra salud y cocina.

El árbol de moringa, el nuevo superalimento que promete acabar con el hambre en el mundo.

moringa 7

Hay alimentos malos, buenos y beneficiosos. Algunos, denominados “super alimentos” son extraordinarios. Y luego está el moringa.

Puede parecer una exageración pero el análisis nutricional de este árbol ha roto los esquemas a científicos, nutricionistas y dietistas. También de aquellas personas e investigadores preocupados por encontrar alimentos que solucionen las carencias nutricionales de las millones de personas que pasan hambre en el mundo. ¿La razón? Su alto valor nutritivo.

moringa 14

  • 22% CDR de Vitamina C – 7 veces más que una naranja
  • 41% CDR de Potasio – 3 veces más que un plátano
  • 61% CDR de Magnesio
  • 71% CDR Hierro – 3 veces más que la espinaca
  • 125% CDR de Calcio – 4 veces más que la leche de vaca
  • 272% CDR de Vitamina A – 4 veces más que la zanahoria

Además es rico en proteínas de origen vegetal (27%/100gr – 2 veces la proteína de un yogurt),  18 aminoácidos (9 de ellos esenciales), potentes antioxidantes, vitaminas b, B1, B2, E y hasta ingredientes medicinales con propiedades anti inflamatorias.

moringa 15

Según la investigación realizada por el Departamento de Química de la Universidad de Agricultura de Faisalabad, Pakistán, el moringa destaca por ser una fuente excelente de minerales, aminoácidos, proteínas, vitaminas, betacarotenos y antioxidantes de distinta naturaleza, así como diferentes compuestos fenólicos (zeatina, quercetina, beta-sitosterol, ácido caffeoylquinico y kaempferol).

Como podéis comprobar no es para tomarlo a broma, pues su ingesta cubre una parte importante de todos los componentes básicos y necesarios para crecer y mantener la salud.

Cómo comer moringa

moringa 12

Todo el valor nutricional del árbol de moringa reside en sus hojas, por lo que la mejor opción es plantar uno de estos arboles en nuestro jardín, del que iremos arrancando y cocinando sus brotes.

Sus ramas, tronco y raíces no son comestibles y pueden causar dolores abdominales e intoxicaciones. Mortal si se ingiriera una cantidad desmesurada. Sus flores y vainas también pueden ser ingeridas, pero como las hojas, requieren ser cocinadas para ello.

La manera más cómoda y fácil de consumir el moringa es en polvo, con el que se puede enriquecer sopas, guisos, verduras, y batidos.

Cómo obtener polvo de moringa

moringa 5

El polvo de moringa podemos comprarlo directamente o fabricarlo a partir de las hojas secas de nuestro árbol. Si tenemos hojas podemos secarlas colgadas boca abajo como se hace con el laurel. Luego, con un mortero las haremos polvo retirando las trazas más fibrosas.

También las semillas secas de las vainas pueden convertirse en polvo, de color más oscuro pero del mismo valor nutricional.

moringa 2

El polvo de moringa tiene la ventaja de concentrar sus propiedades nutricionales y hacer más cómoda su ingesta habitual. Ideal si deseamos suplementar nuestra dieta añadiendo una cucharadita, dos veces al día, a nuestro desayuno y cena.

moringa 11

El polvo puede añadirse a zumos, batidos, sopas, cremas, guisos, panes, repostería y casi cualquier cosa comestible, aunque su sabor no parece quedar bien con el helado.

Si deseas aprender a producirlo tú mismo, aquí tienes un sencillo manual.

Cómo preparar sus hojas

moringa 6

El árbol de moringa crece rápido y es muy frondoso, por lo que podemos arrancar sus hojas en función de nuestras necesidades. Una vez lavadas, se pueden rehogar en una sartén con ajo hasta que se marchiten y cambien de color. Tal y como se hace con las espinacas.

Moringa_Mushroom_Squash_Tomato_Onion_Salad

Las hojas de moringa pueden mezclar con otros brotes y semillas en ensaladas, pero siempre deben ir cocinadas, pues sino no se logran digerir.

shutterstock_304673897

Su sabor es más intenso y rico que el de la col, el repollo, las espinacas y otras verduras que se preparan de igual modo. También puede incluirse en guisos o para realizar tortillas y otros platos con verduras.

Cómo preparar sus flores y frutos

moringa 8

Las flores y sus frutos también son comestibles aunque no siempre resultan del gusto de todos. Las flores tienen un sabor que recuerda al de los hongos y setas, mientras que las vainas recuerda al de los espárragos.

shutterstock_236036554

Las vainas pueden abrirse y desgranarse al igual con los gigantes, desechando su cáscara y cocinando las semillas. Aunque la vaina puede comerse si es tierna.

shutterstock_215136418

Las recetas realizadas con los frutos de la vaina de moringa son parecidas a los revueltos de habas y guisantes. Pueden cocinarse con ingredientes como el jamón, el pollo, la cebolla y otros. La vaina completa puede incorporarse también a guisos de verduras, menestras y otros.

Y en infusión

moringa 10

Otra manera de tomar moringa es en infusión. Un método que no solo aporta sus nutrientes sino que también nos ayuda a tomar agua y permanecer hidratados. 

Las hojas deben secarse hasta que estén crujientes y puedan romperse como ocurre con el té. Conservadas es muy sencillo pues basta con almacenarlas dentro de un bote en un lugar fresco y seco.

Para preparar infusión debemos hervir agua y añadir media taza de hojas secas de moringa por cada taza y media de agua. Una vez rompa a hervir apagar el fuego y dejar reposar 5 minutos. Después solo debemos servir, endulzar al gusto y beber.

Un cultivo prometedor

moringa 9

Las hojas de moringa, secas y sobre todo en polvo, pueden comprarse a través de internet o en herbolarios especializados. Aún no es frecuente encontrarlas en grandes superficies.

Las semillas también pueden adquirirse para plantar nuestro propios arboles de moringa de los que extraer sus hojas frescas y vainas.

El cultivo de moringa no para de extenderse en zonas como Asía y África donde se está convirtiendo en un importante aliado para la lucha contra el hambre y la desnutrición. Ya en Etiopia, puede encontrarse de forma generalizada en comercios y tiendas de alimentación.

Ese sencillo de cultivar y crece con rapidez, por lo que esperemos que pronto todo el mundo pueda beneficiarse de sus extraordinarias propiedades.

Fuente: ilovemoringa.comwondertohow, wikipediaecoinventos.com

Publicado en Salud