Tengo un conocido que compró una máquina de tatuajes con la esperanza de aprender este precioso arte. El chico dibujaba bien sobre papel, pero ya saben que la piel es distinta y no admite errores. 

La mayoría de los principiantes comienzan su andadura tatuando trozos de carne de cerdo, lo que ofrece una experiencia parecida a la piel humana, aunque no es nada justa para los animales.

El segundo paso, cuando se obtienen confianza, es tatuarse a uno mismo y también a los buenos amigos, pero el resultado suele ser aún tosco y precipitado. Al menos este fue el caso de mi conocido, quien terminó abandonando la idea de convertirse en tatuador, mientras aún le quedasen amigos.

Sería ideal desarrollar alguna solución con la que practicar sin miedo ni verse obligado a utilizar trozos de animales,  ¿no? Afortunadamente existe. Se llama piel sintética, y la agencia Lew’Lara/TBWA y Tattoo Art Magazine, la han perfeccionado hasta tal punto que pretende entrenar con ella a la próxima generación de artistas del tatuaje.

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 16.56.40

Es más, ha creado The Skinbook, un sensacional cuaderno de piel artificial en el que cada página representa una parte diferente del cuerpo humano. De esta forma el estudiante, puede practicar en distintas localizaciones obteniendo un resultado muy similar al esperado y sin miedo a equivocarse. Con la ventaja de que poder conservar tu cuaderno, aprender de tus errores y enseñar tus mejores diseños, ya que la piel no se descompone. Un curioso concepto que puedes ver con todo lujo de detalles en el siguiente video.

Original: The SkinBook

Publicado en Cultura y ocio