Por muy buenos que seamos en algo, hay veces que nuestra condición física o mental, e incluso la propia suerte, no están de nuestro lado. Me vengo a referir a esos días en los que pensamos que quizás hubiese sido mejor quedarse en la cama y no salir hasta que las aguas vuelvan a su cauce.

Precisamente algo así debió sentir la saltadora rusa Nadezhda Bazhina tras su participación en los Juegos Olímpicos de Río.

A pesar de tener 6 medallas de oro en campeonatos europeos que avalan sus capacidades físicas, Bazhina fue eliminada en los preliminares de Río tras obtener una puntuación de 0,0 tras un salto de trampolín a tres metros de altura, en el que se fue de lado y cayó a la piscina prácticamente de espaldas y con los brazos abiertos.

Está claro que no era su día, aunque al menos no quedó la última -la 26 de 29-, ya que la rusa obtuvo muy buena puntuación en sus primeros 5 saltos.

El vídeo de su salto, de a penas unos segundos de duración, se ha convertido en viral, haciendo realidad la peor pesadilla de la pobre atleta. ¡Ánimo Bazhina, un mal día podría tenerlo cualquiera todos!

Vía: Alex Miles

Publicado en Insólito