Acudir a la consulta médica puede ser toda una experiencia, tanto para el doctor como para el paciente. No es que nos guste, pero a veces no nos queda otra elección si deseamos preservar nuestra buena salud. De hecho, como muy bien sabéis, existen infinidad de chistes bajo esta temática.

El chiste que hoy queríamos compartir con vosotros se ha convertido en el fenómeno estrella de todas las redes sociales, hecho que no nos extraña, pues es desternillante. Eso sí, os recomiendo que os lo aprendáis muy bien para contárselo a vuestros amigos, porque ya sabéis que los chistes leídos pierden bastante gracia.

Animaros a contar un chiste en vuestros comentarios, a fin de poner un toque de humor a la jornada. Después de todo, ¿qué hay más sano que las risas y el buen humor?

portada_doctor_chiste

Una mujer y un bebé estaban esperando en la consulta del médico para someter al pequeño a su primer examen pediátrico. Después de medir y comprobar el peso del bebé, el médico se mostró un poco preocupado. Finalmente preguntó a la mujer si el bebé estaba siendo alimentado con leche materna o biberón.

-Está siendo amamantado, respondió ella.
-Bueno, pues entonces desnúdese de cintura para arriba, le espetó el doctor. -Voy a proceder a examinarla.

Y así lo hizo. Pellizcó sus pezones, amasó y frotó sus senos durante un rato para un examen más detallado. Mientras le hacía un gesto para que se vistiera, dijo:

-No me extraña que el bebé no tenga un crecimiento adecuado para su tiempo. No tienes nada de leche.
-Lo sé -dijo ella- es que soy su abuela, pero no sabes cuánto me alegro de haber venido.

Fuente: hrtwarming

Publicado en Familia