¿Alguna vez habéis hecho girar una raqueta de tenis? Si nunca habéis jugado es posible que no, pero estoy convencido de que todos, en alguna ocasión, habéis intentado girar otra gran cantidad de objetos, como cajas, libros, envases de comida, etc. ¿Habéis notado que el giro se vuelve un poco caótico en ciertas direcciones?

Bien, pues esto tiene un nombre: el efecto Dzhanibekov. Este efecto se produce cuando los objetos asimétricos que giran sobre sí mismos en situaciones de ingravidez, de repente, cambian bruscamente 180 grados el sentido del giro, dándose la vuelta sin ninguna razón aparente.

Un efecto que fue presenciado por primera vez por el cosmonauta Vladimir Dzhanibekov, de ahí su nombre, en una de las misiones en el espacio. Se trata de algo inherente a todos los cuerpos que giran sobre sus propios ejes, y que puede causar más de un problema en la navegación espacial, sobre todo teniendo en cuenta que físicamente no existen objetos perfectamente simétricos, dado que todos tienen alguna que otra irregularidad.

También recibe el nombre de teorema de la raqueta de tenis y se puede observar en ciertos objetos que se encuentran en condiciones gravitatorias normales, aunque es un poco más complicado y, desde luego, menos espectacular.

Fuente: Plasma Ben

Publicado en Ciencia