Cuando somos pequeños, la mejor manera que tenemos de aprender las cosas es haciéndolas nosotros mismos, o por lo menos intentándolo. Tenemos muy poca experiencia en la vida, por lo que cualquier cosa nueva nos parece fascinante.

La ausencia de referentes comparativos suele llevarnos a hacer eso que se conoce como ensayo y error, una manera bastante eficaz de aprendizaje, ya que llevamos utilizándola desde los comicios de nuestra historia.

La jovencísima Ansleigh, de tan solo 3 años, ha puesto en práctica esta técnica con unos resultados impredecibles para ella, pero totalmente previsibles para cualquier adulto. La pequeña ha querido imitar a Jessica, peluquera y amiga de la familia, usando su propia cabellera como banco de pruebas.

El resultado era de esperar: una cabeza llena de trasquilones y una Ansleigh acongojada, ya que no entiende cómo su amiga Jessica corta el pelo tan bien y ella no.

Recomiendo que veáis el vídeo, en el que esta jovencísima peluquera en potencia intentará explicar el porqué de su actuación. Sin lugar a dudas, os robará el corazón con su inocente sonrisa.

Fuente: Jennifer Clark

Publicado en Familia