¿Alguna vez te has parado a pensar que será de tu futuro? Pues yo no…

El futuro es algo totalmente desconocido, que se va forjando en base a nuestras decisiones y forma de actuar, el cual puede cambiar con una respuesta afirmativa o negativa, y que siempre existirá. O al menos eso era lo que creía…

He visto como mucha gente ha pasado por mi vida, algunas dejando una marca imborrable y otras con una trascendencia tan efímera como mi primer pensamiento, muchos se han marchado, mientras que otros pocos se han quedado en ella, haciendo que mi existencia tenga una razón de ser. He confiado en que nunca se irían, en que nada cambiaría por más que pase el tiempo… no pude haber estado más equivocado.

Mucha gente dice: Eso siempre sucede ya que la gente cambia”, lo cual siempre había tomado como una verdad incuestionable, hasta que abrí mis ojos y pensé por mi mismo en ello, y me di cuenta que ellos no cambian, nosotros lo hacemos.

Todos, al momento de crecer conocemos a personas con distintas perspectivas de la vida, algunas más alegres, otras más tristes, las cuales nos influyen queramos o no, y ahí es donde el futuro cambia, no antes ni después, es ese preciso momento donde nuestro mundo toma un giro y nuestro destino se reescribe, ese es el momento donde nuestro ser absorbe lo necesario de otra persona y se adueña de ello.

Ese es el momento donde comenzamos a vivir.

Publicado en Cultura y ocio