Los gatos son animales bastante independientes. Eso no quiere decir que no sean cariñosos, ni mucho menos, pero si es cierto que dependen bastante menos de los humanos que otro tipo de mascotas.

Parte de esta independencia pasa por hacer lo que les de la gana cuando les de la gana. Si quieren comer comen, si quieren que los acaricies no cesarán en su empeño hasta que lo consigan y si quieren salir a pasear, ya puedes tener todas las puertas y ventanas cerradas, que encontrarán la manera de salir.

En caso de vivir en un piso tienen mucho más difícil su acceso a la calle, pero si vives en una casa, sabes que es totalmente imposible evitar que salgan a dar una vuelta.

Hoy os traemos una curiosa historia de una gata cuyos dueños la dejan salir a pasear de vez en cuando. Parece ser que hace un par de días el felino volvió con la siguiente nota pegada en su collar -la traducción está debajo-:

el gato que llego con una nota escrita en su collar

“No se de quién es esta gata, pero viene a visitarnos cada pocas semanas. Se pone a maullar en la puerta trasera hasta que la abrimos y la dejamos pasar, se restriega con nuestras piernas y entonces se pasea por la casa como si fuera suya. Después se sienta enfrente del frigorífico y espera a que mi marido o yo le demos un poco de mortadela. No le gusta la comida de gato. Esperamos con impaciencia sus visitas. Nosotros perdimos a nuestro gato de 21 años este mismo año.”

Todo indica que la granujilla de esta gata se ha buscado una vecina amable que la alimente con sus caprichos. Los gatos son animales extremadamente listos y si su vecina sigue alimentándola con mortadela, que no dude que tendrá su visita gatuna semanal por mucho tiempo.

Fuente: Imgur, traducido y adaptado por La voz del muro

Publicado en Animales