¿Por qué perseguir arcoíris si se puede vivir dentro de uno? Eso debieron de pensar los habitantes de Kampung Pelangi, un pequeño pueblecito de Indonesia, que ha decido poner al mal tiempo buena cara. 

Las cosas no iban muy bien por este pueblo obrero y marginal; apenas había tiendas, ni hostelería y, nadie que no viviera allí, pisaba sus calles. Sin comercio local, sus 22.000 habitantes estaban condenados a emigrar o languidecer. 

Sin embargo, uno de sus vecinos tuvo una brillante y colorida idea para atraer el turismo y cambiar su suerte. Y es que a veces los mayores cambios comienzan por cosas pequeñas. 

Fue el director de instituto, Slamet Widodo, de 52 años quien vio la necesidad de mejorar su comunidad

Según él, la buena gente de Ksnpung Pelagi necesitaba un pequeño impulso para recuperar la ilusión y salir de la miseria

Por eso propuso pintar el pueblo de vivos colores, convirtiendo sus 390 casas en una obra de arte

Tras una ardua negociación, el gobierno central se comprometió a invertir 22.000 dólares en la transformación del barrio

El proyecto fomenta la participación activa de los ciudadanos en la mejora de su propia casa, así como en el cuidado y embellecimiento del poblado 

kingkin.kin

Bajo la supervisión del alcalde, Hendrar Prihadi, 232 viviendas se han transformado en murales artísticos

Lo que se ha traducido en un aumento de visitantes y turistas

Quienes exploran la ciudad en busca de los diseños más originales y codiciados

La fama de Kampung Pelangi crece en Instagram…

…así como su riqueza, pues con el aumento de visitantes los negocios prosperan y crecen a buen ritmo

Quién iba a decir que una mano de pintura y color, podría ser el impulso que esta comunidad necesitaba…

…para recuperar la sonrisa y salir adelante. ¡Bien hecho!

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://www.boredpanda.com/rainbow-village-kampung-pelangi-indonesia/