A diario vemos diferentes postales e imágenes de sitios de ensueño a los que nos gustaría acudir rápidamente. Playas paradisíacas, montes de fantasía o construcciones realmente espectaculares suelen ser protagonistas de las postales más vendidas en todo el mundo.

Esto mismo fue lo que le sucedió a Édouard T. Arsenault, cuando en 1979 recibió una postal de su hija con un castillo de cristal en la parte delantera. Se enamoró del lugar y no se lo pensó dos veces antes de iniciar su proyecto. Arsenault tenía entonces 66 años y ya coleccionaba alguna que otra botella por lo que siguió con su trabajo para poder construirse su propio castillo en Cap-Egmont, situado en la Isla del Príncipe Eduardo, Canadá.

Ahora, 36 años después, la “Casa de botellas” es un atractivo turístico en la zona.

casa-de-vidrio-01

Durante toda su vida, Arsenault había sido guardián del faro de la zona.

casa-de-vidrio-02

Pasó todo un invierno limpiando todas y cada una de las botellas, eliminando cuidadosamente las etiquetas.

casa-de-vidrio-03

La postal original que inspiró este proyecto fue la casa de cristal de British Columbia.

casa-de-vidrio-04

La casa original fue construida a partir de botellas vacías de líquido para embalsamar.

casa-de-vidrio-05

Arsenault utilizó entre 300 y 400 botellas por fila asegurándolas con cemento.

casa-de-vidrio-06

Dejando los cuellos de las botellas por fuera, creando un efecto 3D en el interior.

casa-de-vidrio-07

No sólo las botellas consiguen el encanto de la casa, como jardinero ávido, plató muchas exuberantes plantas alrededor.

casa-de-vidrio-08

En el interior puedes encontrar una pequeña capilla, cómo no, de cristal.

casa-de-vidrio-09

Incluso los bancos están hechos con vidrio, por lo que el interior es mucho más luminoso.

casa-de-vidrio-10

No falta detalle, sino fijaros en el altar.

casa-de-vidrio-11

Como homenaje a la casa original, Arsenault construyó una réplica dentro de la villa.

casa-de-vidrio-12

Arsenault trabajó durante cuatro años en el proyecto, falleciendo a los 70 años dejando su pequeño castillo como legado.

casa-de-vidrio-13

Fuente: wimp

Publicado en Miscelánea