Es curioso, nadie sabe lo que es la “tasa rosa”, pero en el momento en que conoces su existencia no dejas de verla por todos lados. De hecho, siempre ha estado ahí, presente en las estanterías y escaparates de las grandes cadenas comerciales y supermercados.

Resulta que los “artículos rosas”, o aquellos especialmente diseñados para mujeres, son más caros que los de los hombres pese a ser los mismos productos.

A este sobrecoste basado en el género del comprador, y no en el coste de producción, se le llama “impuesto rosa o tasa rosa”.

Juguetes, cuchillas de afeitar, productos de higiene, belleza, bricolaje y muchos más. Aprende a reconocer este impuesto de género y descubre cómo evitarlo.

La tasa rosa.

impuesto rosa 10

Nuestro cerebro percibe como razonable la diferencia de precio, si cree que se trata de diferentes productos con distintas cualidades.

impuesto rosa 3Sin embargo, un análisis más exhaustivo del producto nos revelará que lo único que cambia es su color y empaquetado, mientras que sus materiales y cualidades permanecen inalterables.

impuesto rosa 1

impuesto rosa 4

impuesto rosa 5

La única manera de no caer en esta trampa es mirando el etiquetado. Si una crema tiene la misma fórmula, ¿para qué pagar más por los mismos ingredientes, solo porque se anuncie bajo el lema “para mujeres”?.

impuesto rosa 6

A veces, la diferencia de precio es pequeña, pero en otras extraordinariamente grande. impuesto rosa 7

impuesto rosa 9

Poco a poco, este sobrecoste acumulado suma una cantidad de unos 1.000 € más al año.
impuesto rosa 11

impuesto rosa 15

Si hablamos de gusto por el color rosa, y deseas pagar 25$ de más por una capa de pintura rosada, allá tú. Es respetable.

impuesto rosa 8

impuesto rosa 18

impuesto rosa 17

Lo que es injusto es que las marcas, sobre todo las de juguetes, apliquen precios más altos a los productos para niñas.

impuesto rosa 13

impuesto rosa 14

impuesto rosa 16

impuesto rosa 19

¿Y en España?

Fue la revista Forbes quien hace unos años realizó esta interesante investigación, determinado que las mujeres estadounidenses pagan unos 1.300 dólares de más al año que sus compatriotas varones, por productos muy similares.

Ahora, el colectivo francés Georgette Sand ha reproducido el estudio en el país galo, comprobando que la tasa rosa también se cumple.

¿Y en España? También. Aunque la mayoría de los españoles creen que asignar colores por género es algo simplón, nuestros supermercados están llenos de artículos segmentados por género.

La voz del muro ha querido comprobar también, si además existía una diferencia importante de precios. Estos son los resultados:

jueguetes 1

 

juguetes 2

juguetes 3

juguetes 4

Comprar juguetes no sexistas y educativos parece la única solución, aunque es difícil no sucumbir a las modas y personajes de dibujos de la temporada.

juguetes 5

juguetes 6

Desconocemos si son las propias marcas comerciales las que aplican este precio, o directamente las grandes superficies, vendedores e intermediarios. Sea como sea, los consumidores caemos inconscientemente en estas trampas comerciales.

Captura de pantalla 2016-01-05 a las 12.08.43

La única solución para derribar esta barrera psicológica, es mirar bien el etiquetado, comprobar sus propiedades y tomar conciencia de que son iguales.

Fuente: upworthy.com Traducido y adaptado por Lavozdelmuro.net

Publicado en Miscelánea