En plena guerra fría (1947-1991), tanto americanos/británicos y rusos se hallaban en una carrera desenfrenada por demostrar superioridad al otro, tanto armamentista como en todo lo que significara algún tipo de competencia. Dentro de esta frenesís, la competencia científica era una en las que mas se invertía dinero (solo superada por la inversión militar) y las potencias no escatimaban gastos en hacer documentales y publicidad de sus avances para amedrentar o, directamente, avergonzar al contrario.

Uno de los objetivos de la competencia científica era la creación de algún tipo de “super soldado”, ya fuera hombre o maquina, que diera algún tipo de ventaja innegable al país que lo desarrollara. Esta búsqueda implicaba experimentos en presos o deficientes mentales con radiactividad y el diseño y construcción de diferentes prototipos de robots-cyborgs. Uno de estos prototipos fue el proyecto Kollie,.

Los soviéticos tenían por objetivo crear un arma superior y en lo posible autónoma, por lo que en 1958 se inició un proyecto secreto para crear un cyborg robótico. Se estudió la posibilidad de utilizar monos, pero finalmente eligieron a los perros por ser más manejables y tranquilos. Escogieron a la raza “Collie” por ser considerada la más inteligente. El proyecto, que duró casi 10 años, fue llamado “Kollie СЖЛ-5k”, el proyecto involucro ingenieros, médicos cirujanos, veterinarios y militares. Los archivos fueros clasificados y, aunque el proyecto terminó en 1969, no salieron a la luz hasta 1991.

En 1928, un científico ruso llamado Sergei Brukhonenko afirmó haber cortado la cabeza de un perro y conseguir que esta siguiera viva 190 horas. La cabeza podía responder a ruidos y luces o incluso a estímulos táctiles. Para ello utilizó una máquina que bombeaba sangre oxigenada al cerebro y retiraba la sangre venosa. Aquí está el vídeo que explica el proceso y que Brukhonenko presentó como prueba de su trabajo.

Su bomba que mantenía fresca y oxigenada la sangre era vital para el proyecto Kollie СЖЛ-5k.

El equipo de investigadores debía probar diferentes animales -se realizaron esqueletos más pequeños para ratas y conejos- dentro del prototipo con el objetivo de evaluar compatibilidades para que, en un futuro no muy lejano, utilizarlo con humanos. Después de 10 años de poquísimos avances, finalmente en 1969 se canceló.

En 1991 se filtraron documentos secretos sobre este proyecto: fotografías de los prototipos, los científicos y apuntes de dibujo técnico con las diferentes partes del robot-cyborg y su ensamblaje. Las autoridades gubernamentales nunca los aceptaron como verdaderos, obviamente.

Como cosa curiosa, existe un comic llamado “WE3”, publicado en el 2004, donde el gobierno, en un esfuerzo por crear las armas perfectas, logra con éxito este cometido en tres animales: un perro, un conejo y un gato. Los tres animales son cyborgs ensamblados a una armadura la cual posee alto equipamiento militar.

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
http://planetamisterio.net/
http://planetamisterio.net/el-increible-perro-robot-de-los-ruso-proyecto-collie/