El pasado 29 de septiembre, el publicista y presentador de televisión Risto Mejide entrevistó a Paco Arcadio, el joven español que, con menos de 21 años, se fue a Irak y Siria para combatir contra el autodenominado Estado Islámico. El excombatiente habló en ‘Al rincón’ sobre las horribles vivencias de la guerra y sobre sus enemigos en el campo de batalla, a los que se refiere como “DAESH”, siglas de un término despectivo en árabe que viene a significar algo así como “algo como lo que hay que aplastar”.

Según Arcadio, su misión en Siria era la de “apoyar al pueblo kurdo” en su lucha contra el Estado Islámico. Cuando el presentador le pregunta cuál es la justificación para una insurrección armada, Arcadio argumenta que “hay una represión brutal contra el pueblo”. Aquí el joven empezará a relatar cantidad de ejemplos sobre los crímenes y barbaries perpetradas por el Estado Islámico.

Risto Mejide puso reiteró en varias ocasiones que no entendía el por qué de la violencia por la violencia, poniendo al joven contra las cuerdas.

A pesar de los argumentos del joven, Risto se niega a justificar la violencia por la violencia.

Arcadio, que no escatima en detalles para describir los horrores que según él son capaces de perpetrar los yihadistas, relata cómo llegó a Siria desde España: “le dije a mis padres que me iba a Turquía de ayuda humanitaria”. Una vez allí, que sus contactos le prepararon con un entrenamiento que consistía en “lo suficiente” para que no le matasen, explicando que en España no había disparado nunca, salvo una escopeta de caza en dos ocasiones.

Por lo visto, tal ha sido su grado de implicación que sus enemigos han llegado a ofrecer hasta 150.000 dólares por su cabeza. Pero insiste en que no iba a dejar que le capturasen, pues asegura que la última bala o granada eran para él. Risto le recuerda que, de ser el caso, no está a salvo en Europa ya que existen células yihadistas en todas partes. “Yo acepté todas y cada una de las consecuencias que sabía que podía haber cuando me fui y cuando volví”, confiesa.

Durante la entrevista, Paco Arcadio narra cómo y por qué se entregó a la Justicia española, dejando constancia de que no solo no se arrepiente de sus actos, sino que además se siente “orgulloso” de ellos. Además, niega pertenecer a la asociación terrorista PKK, -uno de los cargos que se le han imputado y que tendrá que demostrar en la Audiencia Nacional-, asegurando formar parte del MLKP, un grupo que proclama el “apoyo a toda organización que luche por la revolución social y que respete la autonomía del pueblo kurdo en sus procesos políticos, culturales y revolucionarios”, según se puede leer en su página web. “No me considero un terrorista”, aclara.

Fuente: Antena 3

Publicado en Miscelánea