Los que vamos al gimnasio para mantenernos en forma, e incluso para lucir tipo, no podemos evitar escuchar conversaciones en las que vanaglorian determinadas rutinas con máquinas especiales. De igual manera, es normal encontrarte anuncios en TV de aparatos milagrosos que devuelven al cuerpo el tono muscular óptimo, pastillas que ayudan a eliminar grasa, cremas para las arrugas, etc. Pero cuando conoces a Jack, te das cuenta de lo poco necesario que son todos esos “chismes”…

Jack es un culturista de Francia de 50 años, del que podríamos hacer un artículo únicamente porque a pesar de haber llevado una mala vida, el deporte le ha cambiado. Pero la realidad no queda ahí, Jack es un sin techo que utiliza la calle como gimnasio y que se está preparando para presentarse a un concurso de culturismo. Quiere que sus nietos estén orgullosos de su forzudo abuelo, y a pesar de las circunstancias, lo está llevando a cabo con constancia y mucho esfuerzo.

Así que, para todos aquellos que dicen que no están en forma porque el gimnasio es caro, o les pilla muy lejos de casa, tomad nota…

Original: Lab Anass

Publicado en Miscelánea