Muhammad Ali es considerado el mejor boxeador de todos los tiempos. Nacido con el nombre de Cassius Clay, cuando se convirtió al islam decidió cambiar su nombre por el de Muhammad Ali, alegando que Clay era un apellido de esclavo que el no había elegido.

Este hombre, que ya ha trascendido más allá de su figura deportiva, nos abandonó el pasado día 3 de junio debido a problemas respiratorios. Además llevaba bastante tiempo aquejado de la enfermedad de Parkinson.

Ali nos ha dejado muchos de los mejores momentos de la historia del boxeo. Pero si tenemos que elegir uno, sin duda es el que nos dejó en su combate contra un joven Michael Dockes.

Muhammad Ali en su combate contra Joe Frazier

Muhammad Ali en su combate contra Joe Frazier

En abril de 1977, un Ali de 39 años, casi al final de su carrera pugilística, demostró que nadie estaba a su altura. En ese combate Ali consiguió esquivar 23 golpes de Dockes en apenas 10 segundos.

Haciendo alarde de su velocidad y su sentido del espectáculo, Ali tuvo tiempo incluso de bailar un poco después de lo que acababa de hacer. Este momento ha quedado grabado en la retina de todo aquel que lo presenció en su día. Aquí abajo os dejamos el vídeo que forma parte ya de la historia del deporte:

Fuente: Cho’Gatha, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Insólito