Los celos pueden aparecer en mayor o menor medida en todas las parejas, por miedo a perder a la persona que amamos y con la que compartimos nuestra vida. Aunque tendremos que diferenciar entre celos “normales”, es decir, existe una amenaza “real” de perder a nuestra pareja y celos “patológicos”, lo que sería una reacción exagerada ante determinadas situaciones o conductas de nuestra pareja con respecto a una tercera persona.

¿Por qué surgen los celos patológicos?

Los celos pueden venir de experiencias negativas anteriores con otras parejas o con la actual, de la desconfianza, la inseguridad, baja autoestima, comparaciones constantes.

Muchas veces no desconfiamos de nuestra pareja, en realidad estamos desconfiando de nosotros mismos. Es decir, comparándonos y pensando que otra persona es más atractiva, inteligente, simpática o comparte más aficiones con nuestra pareja que nosotros. No solo tenemos miedo a que nuestra pareja nos abandone por esa persona, nuestro miedo está también en ese sentimiento de inferioridad que nos provoca la comparación constante.

Por otro lado, puede existir una distorsión de la realidad por parte de la persona “celosa” que le lleva a desarrollar conductas obsesivas, algunas veces son verdaderos rituales, donde la persona celosa intenta buscar hechos, pruebas que demuestren la infidelidad de la pareja, como registrar los bolsillos en busca de algún ticket de restaurante, mirar el correo electrónico de su pareja, el móvil, las conversaciones por whatsapp, etc. Se convierte en un “modo” de vida y se realiza día a día.

Pero no queremos poner etiquetas ni juzgar a las personas. Existen interpretaciones de la realidad que podrían estar unidas a una baja autoestima e inseguridad, por lo que es importante trabajar estos pensamientos automáticos relacionados con la posible infidelidad de la pareja y las conductas que les siguen, las cuales influyen de forma muy negativa en la relación. Incluso pueden llegar a romperla.

¿Qué podemos hacer para evitar este tipo de celos?:

· Aumentar la autoestima, seguridad y confianza en nosotros mismos. La importancia de trabajar la confianza en nosotros, es el primer paso para aportarnos esa seguridad y así evitar pensamientos negativos destructivos. Tendremos que hacer una sustitución realista de estos pensamientos negativos por otros más realistas y que nos aporten seguridad y confianza. No es algo fácil y requiere práctica diaria. Además hacer hincapié en las palabras “sustitución realista”, tenemos que creernos lo que pensamos, los pensamientos que sustituyen a esos otros tan negativos.

Somos, cada uno de nosotros, personas únicas e irrepetibles con nuestros fallos, pero también con una gran cantidad de cualidades positivas que nos hacen diferentes e interesantes.

· Ser más objetivos con los hechos y situaciones que nos rodean. Todo ello para evitar distorsionar la realidad y hacer malas interpretaciones de situaciones, tales como que nuestra pareja sea amable con otra persona o que pueda hablar por teléfono con un amigo o amiga.

· Tu pareja NO es tu “propiedad”. Nuestra pareja no es una “cosa”, quizá nos suene rara la comparación, pero es algo que tenemos que tener claro. Las relaciones se basan en el respeto y la igualdad. Si creemos que una persona nos pertenece, que debe hacer lo que nosotros queramos, que tiene que estar a nuestra disposición, al final, nos haremos daño mutuamente.

· Aprende a confiar en tu pareja. Él o ella te ha “elegido” para compartir su vida a tu lado. Eres la persona con la que quiere estar a día de hoy.

· Desarrollar la habilidad de “Comunicación” en pareja. La importancia de comunicarse con la pareja es vital. Aprender a expresar los sentimientos de forma asertiva, sin agredir al otro, sin chantajearle y también la capacidad de escucha empática de los dos miembros de la pareja.

Quizá ya habéis intentado todo lo que hemos mencionado anteriormente, pero en ocasiones es difícil superar ciertas situaciones sin ayuda profesional. Hay que conocer cuándo comenzaron los celos en la pareja, en qué situaciones y cuáles son los pensamientos automáticos y creencias irracionales, además de las conductas que les siguen. Puede que al principio la terapia se realice inicialmente con la persona “celosa” y después se incorpore el otro miembro de la pareja a la misma. Se trabajará desde una perspectiva cognitivo conductual y se realizarán ejercicios donde trabajarán ambos miembros de la pareja.

No os rindáis, si estáis viviendo una situación similar y queréis salir de ella trabajando en pareja, podemos ayudaros con Terapia de Pareja en Más Que Palabras Psicología.

Puedes ponerte en contacto con nosotras en los números de teléfono; 652 105 547/91. 037 80 83 o en el siguiente coreo electrónico; [email protected]

Publicado en Familia