En momentos en los que los problemas nos rodean dejamos de valorarnos a nosotros mismos. Como si de una torre de cartas se tratase, cada golpe en la vida es una ráfaga de viento que levanta un puñado de naipes cada vez, hasta dejarnos sin fuerza para mantenernos de pié. El mayor problema no son los problemas de alrededor, sino olvidarnos de que como personas, somos más fuertes que un castillo de naipes, que nuestra estructura es más firme que el cemento y que podemos conseguir todo lo que nos proponemos.

A veces olvidamos lo que somos y perdemos la confianza en nosotros mismos. En este video, un conjunto de personas se resguardan bajo la lluvia esperando a que cese de llover. Una niña tiene  una pregunta que hacer a su madre, una lección desde la inocencia de un niño. Un motivo, simple, que nos recuerda que los problemas son barreras que se superan, haciéndote más fuerte para afrontar todo lo que se nos ponga por delante.

Como si fuera un cuento, esta bonita historia de inspiración te hará ver las cosas de otra manera.

Original: imageynation

Publicado en Miscelánea