La estación de tren de St. Pancras, en Londres, dispuso una serie de pianos públicos para que cualquiera que quisiera pudiera tocarlos. La idea es que la música funcione como una distracción para los viajeros, creando una atmósfera distinta. Pero estoy seguro de que nadie podría haber predicho que sería un niño de 8 años el encargado de encandilar a todos los transeúntes.

El pequeño Jay estaba en la estación con su madre, Camille, cuando decidió sentarse y tocar para una pequeña multitud. Sin duda alguna, el niño se ganó, más que sobradamente, el título de “prodigio” por parte de muchos viajeros que tuvieron la oportunidad de ver sus dotes en directo. Después de todo, no creo que haya muchos niños de 8 años capaces de tocar Fantaisie Impromptu de Chopin tal y como él lo hizo.

Pero lo más sorprendente de todo, como su madre revelaría después, es que Jay no ha dado clases de piano en su vida. Al parecer, es autodidacta y solo utiliza tutoriales de internet para aprender a tocar de esta forma tan brillante. ¡No te lo pierdas!

Fuente: Camille Lewington

Publicado en Cultura y ocio