Si algo puede conseguir el deporte, además de brindarnos un estilo de vida más saludable, es unir a las personas y hacer aflorar lo mejor de cada uno de nosotros. De hecho, la prueba reside en que las personas que han formado parte de algún equipo han desarrollado unos índices altísimos de solidaridad y compañerismo.

El vídeo que veremos a continuación, colgado a finales de febrero en Facebook por un usuario japonés residente en Kagoshima, ilustra bastante bien todos y cada uno de los valores antes mencionados.

En las imágenes veréis a un niño intentando repetidas veces superar el reto del salto de potro, mientras el resto de sus compañeros de clase observan expectantes, aunque parece que el pequeño no será capaz de logarlo.

Tras varios intentos fallidos, sus compañeros terminan acercándose a él a grito de vítores para animarle a que lo intente nuevo. En este momento, podemos ver uno de los valores que el deporte enseña a los más pequeños: a no rendirse nunca.

Sorprendentemente, los ánimos de sus compañeros parecen infundir en el pequeño la capacidad, la valentía y la fuerza necesarias para saltar el potro. Sin duda un momento especial que actualmente atesora más de 17 millones de visitas en Facebook y más de 300 mil en Youtube. ¡No te lo pierdas!

Vía: harleykyan

Publicado en Familia