Se dice que el bóxer es una de las razas de perro más cariñosas que hay. Se les conoce como los perros niñera por su afinidad con los más pequeños de la casa y su tendencia a protegerlos.

A menudo se suele decir que esta raza de perros no acaban nunca de madurar y son cachorros eternamente de hecho son igual de juguetones con 1 año que con 9. El perro que vemos en el vídeo no es que sea precisamente mayor (tiene solo 2 años) pero es una prueba de que los rumores sobre su inmadurez no son infundados. Luke, que así se llama este can es incapaz de conciliar el sueño si no es con su chupete en la boca, al que agarra con pasión y cariño.

Es una de las imágenes más tiernas y entrañables que veréis esta semana junto con las de el Koala que abraza a su madre después de ser operada.

Fuente: MichaelParishVideos

Publicado en Animales