A las que sufren cada día las cadenas
del patriarcado. A las que incluso pagaron
la broma con su vida: a las mujeres.
Con respeto.

Para entender lo que os voy a contar, debemos tener claro en el contexto sociopolítico e histórico en el que vivimos. Nos enmarcamos en la Europa del siglo XXI donde reina el capitalismo y el heteropatriarcado, donde no existe homosapiens sino homo-economicus, y donde son necesarios movimientos feministas porque el machismo nos sigue matando.

Ahora ya estamos en condiciones de al menos, entender la situación de las mujeres hoy en día, que no comprenderla en el caso de ser el lector un varón.

Día 1
Asisto a la Facultad de Políticas en la Ugr. Esa mañana, tuve la suerte de ir a clase acompañada de un varón blanco, así que nada ocurrió por el camino. Esa misma tarde, caliento un trozo de pizza para comérmelo mientras paseo a Merlín. Nada más salir del portal hay un bar, el camarero dirigiéndose a mi, comenta: “Los bombones al sol se derriten”. Sigo caminando dirigiéndome al paso de cebra.
A sólo 10m de mi portal se produce la segunda degradación: Dos chicos de más o menos mi edad cruzan conmigo el paso de peatones mientras comentan “Illo, no se qué está más buena, si la pizza o la que se la está comiendo.”
En tan solo un recorrido de 10m desde mi portal se han dado dos atentados hacia mi persona.

Día 2
Voy a hacer el viaje Granada-Almería yo sola con mi coche. Para recoger el coche me toca andar desde Acera del Darro hasta Camino de Ronda. Aproximadamente tardé unos 30 min, pero media hora en la calle fue suficiente como para que se atentase contra mi persona 4 veces:

– ¡Quien fuera perro para que le pasearas, mujeh!
– Silbidos.
– Moreeeeenaaa cómo estás tan bueeeeenaaaaa
– ¡Ayy qué rico, madre!

Llego al coche y éste no arranca, no tengo móvil y necesito hablar con mi padre para que me diga qué tenía que hacer en estos casos (ya me había pasado en una ocasión). Le pido el móvil a un señor explicándole la situación, y esta fue su reacción:

– ¿Pero tú conduces? ¿Sabes llevar el coche?
– Ehmmm… El coche es mío… Y me parece muy machista por su parte ese comentario…
-¿Machista? Machista no… Déjame, que ya te lo arranco yo, mujer.
(Intenta arrancarlo y no puede)
Pues sí, vas a llevar razón, el coche no arranca. Toma y llama a tu padre.

Por fin me meto en mi habitáculo de metal. Paz.
¡¿Paz?¡ ¡¿Acaso la paz existe para una mujer en la calle que encaja con los cánones de belleza?!
“Paz” hasta que por la autovía me dispongo a adelantar a un coche: mientras que me posiciono en paralelo al coche que voy a adelantar, se me pega al culo otro coche. Realizo el adelantamiento pero el vehículo que iba detrás mía se me posiciona a mi lado, el hombre de unos 25 años se inclina hacia delante en su asiento y me mira unos segundos haciendo el gesto de que me va a comer el coño. Alva se pone nerviosa. El gilipollas, porque no tiene otro nombre, aun en paralelo a mí, comienza a invadir mi carril queriendo echarme de la autovía por una de las salidas. Me mantengo firme. Viendo que por mucho que se acercaba yo no cedía, vuelve a su carril. A esta altura, los 4 coches que nos seguían hacían sonar la bocina. A los segundos de volver a su carril, el gilipollas gira el volante bruscamente, me asusto y también pego el volantazo. Estuve a 2 milímetros de chocarme contra los pivotes de la salida de la autovía. Vuelvo a mi carril. El hombre me adelanta y una vez delante mía, empieza a decelerar. Llega un momento en el que el gilipollas nos retiene a mi y a los cuatro coches que iban por detrás a 50km por hora en la autovía.

La media de mujeres asesinadas al año desde 2010 es de 115 víctimas. En lo que llevamos de año (7/5/16) ya podemos llorar el asesinato de 30 mujeres, y por suerte no se ha tenido que llorar el mío porque por 2mm me he salvado de aparecer en las listas como “31. Alva López”.

A la vista expongo esta realidad tan aterradora, aunque el gobierno no lo considera un problema tan acuciante como para plantear un Pacto de Estado; mientras tanto seguimos siendo asesinadas.


PERO LA REALIDAD ES QUE POR EL SIMPLE HECHO DE SER MUJER PODRÍA HABER MUERTO.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
http://unadesviadasocial.blogspot.com.es/2016/05/el-peso-de-la-violencia-simbolica-en-el.html