El Pika lli o Ochotona iliensis, en su nombre científico, es un mamífero que vive en las montañas de Tianshan, situadas en el noroeste de China, que ha conseguido evadir a los científicos durante más de veinte años. Este roedor con cara de oso de peluche, solo ha podido divisarse en 29 ocasiones, desde que fuera descubierto en 1983. Por lo tanto, se sabe muy poco acerca del comportamiento y vida salvaje de esta especie sumamente adorable.

Su descubridor, un científico del Instituto de Xinjiang de Ecología y Geografía llamado Weidong Li, se había reunido con un grupo de voluntarios en las montañas de Tianshan para buscar al Pika lli. Cuando estaban preparando las cámaras trampa y el equipo, apareció su premio por un hueco de la pared de un acantilado, momento que Li aprovechó para tomar algunas fotos de este esquivo roedor:

El Pika mide unos 20 centímetros de largo y se caracteriza por sus orejas grandes las manchas rojizas que contrastan con el tono grisáceo de su pelaje

pika_lli_1
Los Pikas habitan en las zonas principalmente frías, ya que pueden retener muy bien el calor gracias a sus pequeñas orejas y a sus cortas extremidades. También se les puede encontrar en zonas extremadamente calurosas.

Es un animal tan difícil de ver en su hábitat natural, que muchos científicos habían asumido que se habían extinguido

pika_lli_2
“Lo encontraron escondido detrás de una roca, y no tardaron en darse cuenta de que habían encontrado a los Pika. ¡Estaban muy emocionados!”, dijo Tatsuya Shin, un naturalista en China que trabaja con los descubridores de estos animales.

Cuando se hizo su descubrimiento en 1983, Li no estaba familiarizado con la especie, así que cogió un ejemplar y lo envió a un científico de la Academia China de Ciencias, quien dijo que creía que se trataba de una nueva especie.

Li no pudo encontrar más Pikas en su segundo viaje a la zona en diciembre de 1983, aunque su tercer viaje en 1985 fue más exitoso. Este segundo hallazgo permitió confirmar a los investigadores de la academia, de que el Pika Ill era una nueva especie.

Es un pariente cercano de los conejos y las liebres (y tal vez de los Ewoks), que pasa sus días comiendo en los pastos y jugando al escondite en los acantilados de las montañas más escarpadas

pika_lli_3

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, solo quedan unos 2.000 ejemplares y se cree que está en pleno decrecimiento

pika_lli_4
La disminución de las zonas de pasto y la contaminación seguramente hayan contribuido a su disminución, siendo considerados por la UICN, como una especie vulnerable a la extinción.

Todavía no existen medidas para ayudar a estos hermosos animales, pero se espera que haya cambios, utilizando su redescubrimiento para crear áreas de conservación de la especie.

Fuente: distractify, nationalgeographic

Publicado en Animales