Una de las localidades más prósperas y ricas de Europa, Oberwil-Lieli, en Suiza, ha elegido pagar una multa de 262.000 €, en vez de aceptar a los 10 refugiados correspondientes a la cuota asignada por el gobierno de su país.

Los habitantes de esta pintoresca comunidad suiza sometieron la cuestión a un referéndum el pasado 1 de mayo, cuyo resultado fue un claro ‘no’ a la acogida de refugiados, alegando que “tienen miedo a que pudieran perturbar sus pacíficas vidas”.

La pequeña localidad de Oberwil-Lieli se niega a aceptar a los 10 solicitantes de asilo impuestos por el Gobierno Suizo como parte de la promesa a la UE de aceptar a un total de 50 mil refugiados y, al menos, a 3.000 procedentes de Siria

pueblo_1

Oberwil-Lieli tiene una población de 2.200 habitantes, de los cuales 300 son millonarios

pueblo_2

El temor a que los refugiados perturbasen su pacífica vida ha hecho que los ricos de Oberwil-Lieri votaran “no” (sumando un 52%) a los planes del gobierno en un referéndum celebrado el pasado 1 de mayo

pueblo_3

El pueblo está rodeado por un frondoso pasto verde con impresionantes vistas a los Alpes

pueblo_4

Sus residentes dicen que desean proteger sus tranquilas y pacíficas vidas y que no quieren que ningún recién llegado estropee su maravilloso entorno

pueblo_5

Algunos de los habitantes más ricos declararon que ayudarían a pagar personalmente la multa impuesta por el Gobierno Suizo

pueblo_6

Sin embargo, esta decisión ha polarizado a los habitantes, ya que sí hay gente de la localidad que está dispuesta a tender su mano. Esta madre de dos hijos, por ejemplo, ha manifestado que está avergonzada de la “racista” decisión. “Esta situación hace que parezca que no nos preocupamos por otros y que solo cuidamos de nosotros mismos. Y eso no es así”

pueblo_7

“No los queremos aquí, es tan simple como eso”, declaraba otro vecino de la localidad para The Telegraph. “Hemos trabajado duro toda nuestra vida y tenemos una encantadora ciudad que no queremos que se eche a perder”

pueblo_10

Por su parte, el alcalde de la localidad, Andreas Glarner, ha negado que se trate de una decisión racista y asegura que la cuota fue rechazada porque no se especificó si se trataba de refugiados sirios o de “inmigrantes económicos de otros países”

pueblo_11

“Sí, los refugiados deben ser apoyados y la mejor manera de hacerlo es en los campamentos para desplazados que hay cerca de sus casas”, continuó diciendo

pueblo_12

“Se les puede enviar dinero pero, si los acogemos, les estaríamos enviando un mensaje erróneo”, considera el alcalde

pueblo_18

Suiza es un país de ocho millones de personas que el año pasado registró 39.523 solicitudes de aliso, aceptando la cuarta parte. Hasta abril de 2016 se han registrado 8.315 solicitudes, un 45% menos que de octubre a diciembre de 2015

pueblo_14

Vía: dailymail

Publicado en Miscelánea