Enjuagarse la boca con aceite todas las mañanas con el estómago vacío no es nuevo, sino que se trata de una antigua práctica ayurvédica, o realizada en India, desde hace cientos de años. Lo curioso es que si realizásemos este ritual todas las mañanas, muchos dentistas tendrían que dedicarse a otra cosa.

Limpiarse la boca habitualmente utilizando aceite para en ayunas, haciendo gárgaras con él durante 10 minutos, eliminará la placa, fortalecerá nuestras encías y prevendrá el mal aliento. ¡Y eso no es todo!

El aceite como enjuague bucal

El procedimiento ha de realizarse por las mañanas, inmediatamente después de despertar y con el estómago vacío. Con una cucharada de aceite de girasol o de oliva será más que suficiente, aunque también podéis utilizar otras variantes como el de coco o sésamo.

Mantén el aceite en la boca durante 10 minutos y en ningún caso debes tragártelo, ya que en él quedarán adheridas todas las bacterias y toxinas

Una vez que el aceite se haya vuelto muy espeso, escúpelo y enjuágate la boca con agua tibia

El enjuague con aceite es una de las mejores formas de desintoxicar nuestra cavidad oral, pero esto no quiere decirse que haya que dejar de utilizar nuestra pasta de dientes habitual. ¡De ningún modo! A los pocos días notaréis vuestros dientes más blancos, libres de impurezas y un aliento más fresco. Pero esto es solo el principio

Después de usar el enjuague, cepíllate los dientes como haces normalmente. La película de aceite, formada durante el enjuague, junto con la pasta harán que tu boca esté más limpia

No le des ninguna posibilidad a las bacterias para procrear en tu boca con este sencillo procedimiento, el cual podrás repetir por las tardes antes del cepillado. Insértalo en tu rutina y disfruta de una sonrisa completamente renovada, te lo garantizo.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://takprosto.cc/poloskanie-rta-maslom/