Uno de los primeros consejos que siempre dan sobre el cuidado de las suculentas, es tener mucho cuidado con los riegos. Es uno de los fallos más comunes para los principiantes.

Cuidado quiere decir, que bajo ningún concepto riegues sobre una planta con el sustrato húmedo. MUY IMPORTANTE. Puedes comprobar que está seco mediante un pequeño palillo de madera, si al sacarlo de la tierra sale completamente limpio, es el momento de regar.

En el momento de regar, no importa que le eches gran cantidad de agua (siempre que la maceta tenga agujero de drenaje para que pueda salir el exceso).

Yo muchas veces aprovecho los momentos de lluvia (NUNCA GRANIZO) para sacar las plantas y que se rieguen libremente.

Aunque algunas suculentas toleran mejor el agua que otras, es recomendable resguardarlas durante los meses lluviosos. El granizo dañará las hojas tiernas de las suculentas. Las heladas pueden provocar la pérdida por completo de la planta.

Este es el pequeño invernadero donde yo las cobijo.

Podéis comentarme todas vuestras dudas en un comentario. Intentaré ayudaros en lo que pueda.

Un saludo!

Publicado en Verde