Llegado el momento, muchos hombres deciden practicarse una vasectomía, una intervención menos invasiva que la ligadura de trompas femenina y que puede ser igualmente definitiva.

Sin embargo, los años pasan y las circunstancias de nuestra vida personal cambian. Y lo que antaño era una idea conveniente, puede suponer hoy una pequeña maldición.

Por esta razón, hace años que los médicos comenzaron a practicar la llamada vasectomía reversible, una operación que permite volver a ser ser fértil tras una segunda intervención quirúrgica.

Para evitar todo este proceso, la empresa alemana Clemens Bimek ha ideado una original solución que permite a los hombres tomar el control de su fertilidad gracias a un interruptor espermático.

El interruptor anticonceptivo

interruptor esperma1

Todo comenzó hace más de 20 años, cuando un hacendoso carpintero alemán, llamado Clemens Bimek, se encontraba viendo un documental sobre anticonceptivos en televisión. De repente, tuvo una brillante idea.

“¿No sería posible controlar el flujo de espermatozoides utilizando una pequeña válvula de paso?”

Bimek decidió consultar con algunos médicos la viabilidad de su idea, aunque la mayoría le tomaron por loco. Sin embargo, hubo algunos que le animaron a perfeccionar su idea y le iluminaron con su experiencia. Dos décadas después, su invento está listo para ser probado.

Woman hand holding some like a blank object isolated on a white background

Tras fundar su empresa y obtener los permisos médicos pertinentes, el BIMEK SLV está listo para ser testado en 25 pacientes este año.

El funcionamiento

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 12.46.56

El BIMEK SLV mide apenas 7 x 11 x 18 milímetros, pesa solo 2 gramos y requiere la instalación de dos dispositivos por paciente, uno en cada cordón espermático.

La operación tendrá una duración aproximada de 30 minutos y un período postoperatorio de unas horas, por lo que el paciente podrá marcharse a casa al final del día.

Tras un par de semanas de reposo sexual, el interruptor podrá ser activado a través del escroto para permitir o impedir el flujo de espermatozoides.

interruptor esperma3

Sin embargo, el BIMEK SLV todavía debe demostrar su eficacia y superar todos los ensayos clínicos antes de ponerse a la venta como solución definitiva.

Debemos señalar que, aunque el invento es un prometedor instrumento de control de la natalidad, no ofrece protección ante las enfermedades de transmisión sexual, por lo que el preservativo seguirá siendo la opción más segura ante relaciones de riesgo.

El BIMEK SLV cuenta, además, con un botón de seguridad para evitar la activación accidental del interruptor y otros curisos detalles que puedes descubrir en el siguiente video.

Fuente: bimek.com y Mashable.com

Publicado en Miscelánea