Volver al trabajo después de la muerte de un ser querido puede ser tan duro como necesario, nuestra rutina de vida nos puede ayudar a hacer el duelo de la mejor forma posible, disminuyendo el tiempo del sufrimiento y proporcionándonos razones para seguir adelante.

Volver al trabajo muy temprano puede ser contraproducente, más, volver luego de tomarte los días necesarios para iniciar tu duelo (que tomará en promedio 1 a 2 años dependiendo de la cercanía del ser perdido), resolver los temas referentes al funeral (si te corresponden o decides hacerlos), realizar los ritos religiosos o culturales que tengas, organizar tu nueva rutina (si se ve afectada por la partida de tu ser querido), y entender lo sucedido; es la mejor forma de aprovechar el trabajo en este momento tan difícil para cualquier persona, que sin embargo es una realidad inherente a la vida misma.

Como una persona que ha vivido en carne propia la pérdida de los padres, que es consciente del impacto que un duelo tiene en la vida laboral y personal, y que sabe que es difícil, por no decir imposible, estar preparado para perder a un ser querido, a continuación te relaciono tips para tener en cuenta cuando estés frente a esta tragedia tu o una persona cercana:

1. Tomarse el tiempo necesario: este varía en cada persona, así que sugiero hablar con los superiores sobre la necesidad de tomar más días de los que legalmente sean aprobados en tu país, lo importante es que se sea consciente de la necesidad de estar solo o con la familia, de hacer los procesos, rituales y arreglos necesarios y de no pensar en nada diferente al dolor que se está sintiendo, porque es importante que se cumplan las etapas para que cada proceso sea sanador.

2. Expresar abiertamente los sentimientos: al volver, hay que sentirse libre de decirle a los compañeros si se quiere hablar del tema, si se prefiere callar, lo que sea que les haga sentir tranquilos. En coaching para el duelo, recomendamos hablar de lo que pasó como un paso definitivo en el proceso de sanación, al principio normalmente se siente que se corta la respiración, hay lagrimas o la necesidad de parar las palabras, más en la medida en que se haga, irán notando que el sufrimiento va cediendo el paso a los recuerdos y a la aceptación final.

3. Llorar: en el duelo, las lágrimas son un antiséptico para el corazón, nos liberan el estrés, lavan los malos sentimientos, le cuentan al mundo que estás sufriendo y te permiten recibir la empatía de los demás; entonces llora, llora tranquilo.

4. Realizar el duelo: el duelo es un proceso que tiene diferentes pasos como la negación la rabia, la negociación, la depresión y la aceptación; no todos pasamos por todos ni todos duran lo mismo, más si eres consciente de que existen, de que seguramente pasarás por ellos, entenderás, aceptarás, y sanarás más rápida y profundamente tu proceso. Te invito a leer sobre ellos en este link: https://psicologiaymente.net/clinica/etapas-del-duelo#!

5. Pedir ayuda: habla con tus superiores, tus compañeros y subalternos en el trabajo para que entiendan el proceso en el que estás, seguramente no querrás iniciar nuevos proyectos en el inmediato plazo, seguramente no querrás viajar lejos, quedarte horas extras en tu oficina, participar de eventos sociales, hacer presentaciones importantes o liderar reuniones estratégicas por la dificultad que tendrás de ver el futuro con optimismo; entonces necesitas el apoyo, comprensión y soporte de tu equipo de trabajo, por supuesto lo entenderán y aceptarán que sea así en un tiempo prudencial. También puedes pedir ayuda a un coach profesional que maneje el duelo, www.myofficetips.com es una excelente opción.

6. Posponer decisiones importantes: por lo menos dentro del primer mes del duelo, te aconsejo posponer las decisiones importantes que impacten tu trabajo, temas como despidos, contrataciones, traslados de ciudad, renunciar, entre otras; son decisiones que se deben tomar con cabeza fría y en estos momentos la mayoría de las personas está altamente sensible.

El mejor tip: Ama incondicionalmente, demuestra tu amor permanentemente, con hechos y con palabras, dedícale tiempo a las personas que amas, construye lazos y recuerdos que sean más fuertes e importantes que el dolor. Cuando el momento llegue, todo esto te ayudará a aceptar mejor la pérdida, celebrar y honrar la vida cuando la podemos tocar, disfrutar, sentir, para poderla tatuar en nuestra mente y en nuestro corazón.

Recuerda: Si hoy estas triste o insatisfecho en tu trabajo, NO RENUNCIES! Únete a www.myofficetips.com y aprende a ser feliz con tu yo trabajador!

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
www.myofficetips.com