Los meses de enero y febrero son, sin duda, lo más fríos en el hemisferio norte. Las temperaturas se suelen mantener varios grados bajo cero por la noche. Por el día, tampoco es que suban demasiado, por lo que las prendas de abrigo son la tónica habitual en estos meses.

Tanto si nieva como si no, lo más normal es que los suelos de nuestra ciudad acaben con alguna que otra zona helada y, por lo tanto, peligrosa. Desplazarse por estas zonas es en realidad mucho más sencillo de lo que parece y hay un truco para evitar dar con nuestros huesos en el suelo.

La Sociedad Alemana de Cirugía y Ortopedia ha lanzado una pequeña campaña publicitaria donde nos muestra la mejor manera de andar sobre zonas heladas. Ellos lo llaman andar estilo pingüino. Teniendo en cuenta el frío que pasan en tierras germanas por estas fechas, está claro que algo saben de esto.

Así se camina estilo pingüino

Lo normal es que nuestro cuerpo se centre al caminar y las piernas van dando zancadas más o menos grandes. En superficies normales es una forma ideal de caminar, pero en zonas resbaladizas favorece que el pie delantero o el trasero acabe escurriéndose y acabemos en el suelo con bastante dolor.

Cuando caminamos sobre hielo, nuestro cuerpo debe estar alineado exactamente con la pierna delantera, por lo que hay que inclinarse ligeramente hacia delante. Los pasos deben ser cortos, al igual que lo hacen los pingüinos. Puede parecer una forma ridícula de caminar, pero estas aves llevan haciéndolo miles de años y no hay nada más que ver como se mueven en la nieve.

Si lo hacemos correctamente, tal vez algún día lleguemos al nivel de los mal llamados “pájaros bobos”

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://deadbees.net/kak-ne-padat-na-skolskix-trotuarax/