Con las compañías telefónicas ya se sabe, para contratar ningún problema pero, en el momento que quieres dar un servicio de baja, comienzan los dolores de cabeza.

Primero te peleas con una máquina que no entiende ni jota de lo que dices, después cuentas tu historia, te transfieren de departamento, vuelves a repetir el problema mientras el telefonista hace las comprobaciones. Aguardas en silencio y te comunica que debe transferirte de nuevo. La llamada se corta. Vuelves a llamar, de nuevo peleas con el contestador y otro par de traspasos de llamada. Tu paciencia se agota, pero por fin puedes hablar con el departamento más inaccesible del mundo: “bajas”.

Ahora viene lo bueno. Tras tomar tus datos te informa de que debes enviar un fax solicitando tu baja. ¡Un fax! ¿Quién tiene fax en 2016? Y lo que es más importante, ¿cómo una empresa de telecomunicaciones y venta de servicios de internet me pide que le mande un fax?

Por supuesto el fax no llegará y tendrás que repetir el proceso dos o tres veces. Cuando por fin cese el servicio, te habrán cobrado una mensualidad extra, pero tranquilo, aquí no ha acabado tu odisea. La mayoría de los clientes están recibiendo una nueva penalización por no haber devuelto el router wifi que le prestaron al comienzo del servicio.

Número uno en reclamaciones y quejas

mas router wifi2

No es casualidad que año tras año el sector de las telecomunicaciones lidere el ranking de quejas y reclamaciones por parte de los usuarios. Un dudoso “honor” que se han ganado a pulso tras años de malas prácticas y cláusulas abusivas.

Junto con las mal intencionadas ventas de productos innecesarios a ancianos de edad avanzada, los cambios de tarifa unilaterales y los frecuentes errores de facturación (que parecen hechos a propósito para ver si cuelan), hoy denunciamos la última triquiñuela del sector para ganar dinero a tu costa: el cobro indebido del router wifi.

router wifi1

 

Y es que tras la baja, el operador de turno suele desentenderse (a propósito) del router wifi esperando que tú, en tu comprensible ignorancia, no devuelvas el router wifi que te mandaron hace años para darte servicio. Para de esta forma, proceder al cobro de una jugosa penalización.

Una penalización que es mucho más elevada que el coste real y residual del equipo y que, de no pagar, terminará con el cliente en la lista de morosos.

Trucos para conseguir que piques y pagues

router wifi2

Obviamente su estrategia es no proporcionar toda la información, omitiendo explicar al cliente el procedimiento a seguir para la devolución de los equipos. Algo que tampoco se especifica en el contrato original del servicio y que, como mucho, remite a la página web del operador – donde encontrar algo al respecto es casi imposible -.

Otras formulas son: instar al cliente a llamar a otro departamento, comunicarle que recibirá una llamada en unos días (aunque pueden pasa años sin recibirla) o solicitarle que lo entregue en una tienda.

Sin embargo todos estos procedimientos dejan al cliente sin resguardo de devolución y terminan nuevamente con el cobro (fraudulento) indebido de los equipos.

Conoce tus derechos y hazlos valer

router wifi4

La ley dice que el mecanismo para pedir la baja de una compañía debe ser exactamente el mismo que te facilitaron para dar el alta. Y si la cancelación del servicio implica la entrega de terminales, la formula de devolución tampoco debe ser distinta de la que la compañía utilizó para suministrarte el equipo.

Así pues si te piden ir a una tienda a entregar los equipos no tienes por qué hacerlo. Además, la mayoría de ellas se negarán a recogerlos y, si los admiten, no te darán ningún documento de entrega.

Devolver un router y no tener una prueba es lo mismo que perderlo o tirarlo a la basura, y por ello debemos negarnos a esta posibilidad.

mas router wifi1

Es la compañía la que debe enviarnos un mensajero que recoja los equipos cuando convengamos. Por supuesto, el mensajero deberá dejarte un documento acreditativo de la entrega, que demuestra la retirada del equipo y que el día de mañana sirva para justificarlo ante la empresa teléfonica o un tercero.

Si estas advertencias llegan tarde y te encuentras inmerso en una surrealista reclamación llevada a cabo por una empresa de gestión de cobros, te deseamos mucho ánimo y paciencia. Piensa que la salud es lo primero y que esta odisea no puede crearte una ulcera.

Tomátelo con filosofía y acude a un servicio de mediación municipal o asociación de consumidores, y a la Agencia Española de Protección de Datos para denunciar tu caso. En primer lugar por la cesión indebida de tus datos personales y por el cargo fraudulento de una factura. Será un proceso lento, pero la ley protege en última instancia al consumidor y la mayoría de las compañías telefónicas prefieren desistir. Pero sé constante, si eres tú el que abandona tendrás que hacer frente a esa deuda.

Fuente: adslzone.com

Publicado en Miscelánea