Janaye Kearns es una chica estadounidense que en 2012 sufrió una lesión cerebral. Por ello, cualquier pequeño golpe que pueda llevarse en la cabeza supone para ella un grave peligro de muerte. Además, Janaye sufre convulsiones, algo que incrementa el riesgo de lesión. ¿Qué solución se le puede dar entonces a este caso  si ella misma no puede protegerse de los golpes cuando está convulsionando? 

Exacto, tiene a alguien que le ayuda en cualquier situación de riesgo, pero no es ningún humano, es su perro Colt. 

Colt es un perro entrenado para minimizar las convulsiones de las personas que sufren epilepsia y otras enfermedades. Además, también ayuda a otros enfermos. 

Kearns decidió subir un vídeo el pasado 8 de agosto en el que se le puede ver tumbada en el suelo convulsionando y cómo el perro reacciona rápidamente frenándolas y evitando que se haga daño. No se trata de una situación real, sino de un entrenamiento más para fijar el comportamiento del animal que, sin duda, es admirable. 

El vídeo se encuentra en el canal de Service Dog Colt y en menos de cinco días se ha hecho muy popular y ha superado el medio millón de me gusta en Twitter, donde fue compartido por otros usuarios y cuentas de animales, y el millón de visualizaciones en Youtube. 

Janaye debe entrenar con su perro sobre cómo reaccionar ante las convulsiones para asegurarse de que éste hará su trabajo a la perfección cuando ella se encuentre indispuesta. A pesar de que en el vídeo parece que el perro actúa muy rápido y perfectamente, no se trata del mejor entrenamiento de Colt. El suelo en ese momento estaba muy resbaladizo y por ello el perro tuvo problemas para colocarse bajo la cabeza de  su humana. 

A pesar de las dificultades que tuvo, Colt no paró de intentar controlar los movimientos de Janaye, esto es algo que la enorgullece ya que es una muestra de preocupación y de amor por parte del perro, que se esfuerza para que esté a salvo. 

Colt no es el único perro ni mucho menos que está preparado para ayudar a personas que sufren convulsiones. En España, la Universidad de Alicante cuenta con un proyecto de entrenamiento de perros de alerta médica para convulsiones en personas epilépticas. Allí estos perros entrenan durante un año desde que tienen dos o tres meses. De momento solo tres han sido entrenados -no para parar la cabeza con su cuerpo sino para que el humano caiga sobre el perro durante la convulsión- y los resultados son excelentes. 

Gracias a Colt, un labrador inglés que ella misma ha entrenado desde pequeño gracias a su experiencia como entrenadora de perros del ejército, Janaye puede tener una vida más normal. Según ella misma afirma, le ha salvado la vida en más de una ocasión ya que le avisa de cuándo va a sufrir convulsiones o desmayos con tiempo suficiente como para situarse en un lugar seguro o tomar su medicación. 

Gracias a Goya, la primera perra española en estar especializada en convulsiones, un niño puede tener una vida mejor ya que controla sus convulsiones y predice ataques de epilepsia incluso a distancia y con tiempo para que la familia y su cuidadora reaccionen y estén alerta.  

A pesar de todo lo que hacen por nosotros, los perros continúan estando agradecidos por la atención que reciben por parte de sus familias. Sin duda, estos animales no tienen precio. 

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
https://verne.elpais.com/verne/2017/08/10/articulo/1502375703_262757.html
https://www.youtube.com/watch?v=ZskqSLnMDRQ
https://web.ua.es/es/actualidad-universitaria/2017/mayo17/22-31/perros-de-alerta-en-el-dia-nacional-de-la-epilepsia.html
https://youtu.be/Hoj6IokvYUQ