Nueva Jersey no se ha salvado de esta ola de calor que estamos atravesando en todo el planeta. Esto afecta también a los animales de la región, que se buscan la manera más fácil y rápida de refrescarse y aplacar el sofocante calor.

A veces esa manera pasa por acercarse a los humanos y crear situaciones divertidas como la que vio Tim Basso al asomarse por su ventana.

Una familia de 5 oseznos y su madre decidieron que el patio de Tim, y más concretamente, su piscina era el lugar idóneo para refrescar sus cuerpecitos y montar lo que popularmente se conoce como “una fiesta en la piscina”.

En el vídeo podemos escuchar cómo al hijo de la familia no le hace especialmente gracia que los osos jueguen con sus juguetes y se tiren por su tobogán. Frases como “Se lleva mi flotador” o “¿tendremos que comprar una piscina nueva?” es lo que dice el pequeño en tono de preocupación.

Después de casi una hora refrescándose, dándose chapuzones y disfrutando como nunca lo habían hecho, esta familia de osos se fue por donde vino. Según dijo Tim “No fue una experiencia traumática, tan solo dejaron un poco rotos los juguetes y la piscina, pero nada grave”.

Fuente: LittleThings

 

Publicado en Animales