Ella me pidió tiempo.

Yo le di mis lunas y mis soles, mis segundos, los minutos y mis horas.
Le ofrecí un octubre acompañado de 11 meses, envejecer con ella, y hasta le obsequié un reloj de arena.

Ella me pidió tiempo.
Creo que las definiciones en su diccionario, no son las mismas que en el mío.

— Ecatzin  

Publicado en Relatos