Llegados a la edad adulta, los seres humanos tenemos un tendencia a prejuzgar las cosas de una forma casi sistemática. Años y años de experiencias en la vida nos van dejando un buen poso de prejuicios, aunque no nos demos cuenta.

Esto hace que saquemos conclusiones precipitadas sobre otras personas, su trabajo o su forma de actuar, sin ni siquiera conocerlas. Es muy difícil luchar contra este pensamiento, principalmente porque a veces no somos conscientes de hasta donde nos afecta.

Llevamos ya unos cuantos años en los que en casi cualquier canal de televisión incorpora un programa de “cazatalentos”. American Idol, La voz o Factor X son solo una muestra de ello.

En este tipo de programas es donde más claro se ve cómo los prejuicios pueden condicionar nuestra actitud frente a otras personas. Personas que tan solo por su aspecto o por su edad nos inducen a pensar que van a hacer una mala actuación y, en cuanto empiezan, nos quedamos totalmente sorprendidos.

el talento de corinne sutter

Hoy os traemos el caso de la joven artista Corinne Sutter. Esta chica empezó su actuación haciendo un retrato de uno de los jueces con ayuda de tiza y poco más. Aparte de su velocidad a la hora de pintar, el resultado no estaba siendo todo lo espectacular que podríamos esperar en un programa de estas características, en principio.

Pero la actuación no se acaba hasta que cae el telón, y pese a el voto negativo de los 4 miembros del jurado, Corinne siguío con su dibujo. El resultado final poco o nada tiene que ver con lo que se vislumbra al principio de su actuación. Solo deciros que todos y cada uno de los jueces se arrepintieron instantáneamente del voto negativo que acababan de emitir.

Si queréis ver la historia al completo, os dejamos el vídeo al final de artículo. Una prueba más de que las cosas, muchas veces, no son lo que parecen.

Fuente: Die grössten Schweizer Talente, Artículo por La voz del muro

Publicado en Cultura y ocio