Hacia el mediodía del 27 de septiembre de 1986, el cielo de la ciudad de Cleveland, Ohio, quedó prácticamente cubierto por un millón y medio de globos, una estampa impresionante tal y como muestran las fotografías y los vídeos de la época.

Lo que comenzó siendo una hermosa idea benéfica, de la mano de los ejecutivos de la United Way de Cleveland, terminó transformándose en una pesadilla que costó muchas indemnizaciones, largas semanas de limpieza y la muerte de dos personas, una tragedia que nadie había previsto.

Cientos de voluntarios se dispusieron a inflar miles de globos con helio durante varias horas, los cuales iban siendo almacenados bajo una inmensa red

globos_1

Cuando llegó el momento, soltaron la red y todos los globos ascendieron sobre el cielo de Cleveland como una bandada de pájaros de colores

globos_2
Aunque el día amaneció gris y ventoso, el “Ballonfest ’86”, organizado por la Fundación United Way, parecía haber sido un éxito rotundo que pocas horas más tarde se convertiría en tragedia.

Además de los fines benéficos, la liberación de tal cantidad de globos supondría superar el récord Guinness en esta especialidad hasta la fecha

globos_3
Sin duda, el récord Guinness fue superado, pero ¿a qué precio?. Una lección que demuestra que la naturaleza y sus caprichosos fenómenos naturales pueden llegar a ser implacables.

En cuestión de minutos el cielo de Cleveland quedó cubierto por una impenetrable nube de globos de colores, produciendo un hermoso regalo para la vista

globos_5
Ante tal expectación, nadie se había percatado de que una tormenta, que se movía a gran velocidad desde los Grandes Lagos, se cernía sobre la ciudad.

El viento de la tormenta provocó que los globos no pudieran abandonar la ciudad, hecho que generó el caos a distintos niveles

globos_6

Dos pescadores deportivos murieron ahogados ese día

globos_7
Los pescadores, cuyo barco había volcado en el lago Erie, no pudieron ser rescatados porque el helicóptero de salvamento del equipo de guardacostas no pudo atravesar la nube de globos. La viuda de uno de ellos interpuso una demanda al Ayuntamiento de Cleveland y a los organizadores del evento.

La propietaria de un caballo árabe, premiado en varios certámenes, interpuso otra demanda, de 100.000 dólares, porque el animal se autolesionó gravemente debido al susto que le provocó la repentina lluvia de globos. Además, el tráfico aéreo del aeropuerto más cercano tuvo que ser suspendido, ya que la pista de despegue había quedado inundada por los globos, inutilizándola por completo.

Se tardaron muchas semanas en limpiar toda la ciudad

globos_8
Calles, ríos, lagos, campos y playas quedaron cubiertos de restos de los globos de colores, una catástrofe medioambiental sin precedentes en toda esta zona.

Una historia que acabó en una tragedia que nadie habría podido imaginar. Fue la última vez que la ciudad de Cleveland organizó un evento de este tipo. Comparte esta historia con tus amigos y déjanos un comentario en Facebook con tu opinión.

globos_9

Fuente: wimp

Publicado en Insólito