En mitad del desierto de Texas, a un lado de la carretera U.S. 90, se encuentra una de las tiendas más lujosas en el mundo de la moda: Prada. Pero Prada “Marfa”, llamada así por el pueblo tejano a 41 kilómetros del lugar, no es una tienda de convencional. 

Puede que por fuera luzca como otra de las tiendas de la famosa marca, de estilo minimalista, paredes de estuco blanco y las características marquesinas, pero sin duda tiene una peculiaridad: sus puertas jamás han abierto al público. ¿Queréis saber por qué? Seguid leyendo.

En realidad, de Prada “Marfa” no es una tienda, sino una obra de arte levantada en 2005 por los artistas Elmgreen y Dragset

La obra pretendía formar parte del paisaje (land art) y experimentar su degradación natural con el paso del tiempo. Sus paredes se erigieron en un intento de criticar el consumismo y el lujo

Sus creadores contaron con la aprobación de Prada, que cedió los productos originales de la marca para instalar esta “sucursal” en Texas, y con la financiación de la ciudad de Marfa, la localidad más cercana

En el interior permanecen siempre expuestos los bolsos y zapatos correspondientes a la temporada de otoño de 2005 cedidos por la marca

El proyecto costó unos 80.000 dólares y la idea era que nunca fuera restaurada, sino que fuera degradándose con el paso del tiempo

No obstante, tan solo unos días después de su inauguración, el local amaneció prácticamente destrozado por una serie de actos vandálicos

bashny

En total, la obra ha sido restaurada en dos ocasiones, aunque ahora cuenta con fuertes medidas de seguridad

También fue denunciada en 2013 por el Departamento de Transporte de Texas porque supuestamente hacía publicidad en una zona desértica donde las leyes no lo permiten. Sin embargo, los artistas rechazaron el argumento, puesto que Prada no pagó por el proyecto y que no existía una relación comercial. Finalmente, ambos acordaron clasificar la obra como un museo, poniendo fin al asunto

Lo cierto es que esta crítica al capitalimo y al consumismo se ha convertido en uno de los lugares de parada obligada para todos aquellos que visitan EE.UU.

Incluso artistas como Beyoncé no han querido perder la oportunidad de hacerse una foto con esta desértica “sucursal” de Prada

Así que si vas a EE.UU., no olvides desviarte 41 km en Marfa, Texas. Y no importa si llegas de noche, puesto que el local permanece siempre iluminado

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?res=9A07E5DA1230F93AA1575AC0A9639C8B63