A no ser que seas “gato único”, donde todos los mimos y cariños de la casa vayan para ti, no puedes permitirte ser un gato tranquilo, ya que siempre habrá otro gato más veloz y pícaro que tú para comerse tu comida si hace falta. Un gato inteligente sabe que el crimen perfecto puede repetirse tantas veces como le sea posible, y que no hay lugar lo sufiencientemente extraño como para no servirle de escondrijo.

Los gatos hacen lo que quieren, y no hay normas ni leyes que lo regulen. Si tu compañero está en un aprieto es su problema, y si está sentado en tu sitio todo se soluciona sentándose encima de él.

El gato del siguiente vídeo necesita que la vida le enseñe a ser un poco más rápido, o al menos, a no dudar a la hora de comer, ya que su compañero de piso tiene un plan mejor para su comida.

En resumen, si vives con otros gatos, y eres un gato !espabila¡. O de lo contrario, esto será lo más bonito que te ocurra:

Publicado en Miscelánea