Hay países del mundo en los que no sabrías conducir aunque tengas en regla tu licencia y varios años de experiencia al volante, como por ejemplo en la India, donde coches, carros, autobuses, carruajes y peatones transitan por la calle en perfecta anarquía, dentro de un extraño y efectivo orden.

En otros como en Rusia, a los peatones no se les considera lo suficiente, en muchos casos, como para que los vehículos se detengan. Y a pesar de existir cebrados y lugares para su paso, parece que no se tiene respeto por el que debe atravesar la calzada. Por eso, cuando un conductor decide seguir las normas de circulación y de civismo, y se detiene para ceder el paso a un viadante, las muestras de agradecimiento no tardan en llegar.

Publicado en Miscelánea