Hace unos días compartimos el experimento que llevaba a cabo un profesor con dos pares de pulmones. A uno de ellos le conectaba una bomba de airé para que “fumara” 60 cigarrillos con el objetivo de comparar ambos órganos. El resultado era muy impactante en comparación con el pulmón sano al que no sometía a ningún experimento.

Hoy el usuario Kartlass gracias 😉 nos envía una animación en la que comparan el pulmón de un fumador con uno sano, de nuevo, hinchándolos con una bomba de aire. Viéndolo así no podemos nada más que pensar dos cosas: 1.- Viendo el perjuicio que causa el tabaco a los pulmones, es increíble la capacidad regeneradora que tiene el cuerpo para que una persona no muera desde el primer cigarrillo que fuma 2.- De las mejores cosas que hemos hecho hasta el día de hoy en la redacción es haber dejado el hábito del tabaco por completo.

Os animamos a que intentéis dar ese paso definitivo.

Publicado en Ciencia