Dicen que ir a la escuela es aburrido, pero los alumnos de cualquiera de estas 6 escuelas únicas y especiales no estarían para nada de acuerdo.

La escuela de primaria Dongzhong alojada dentro de una cueva

Desde hace más de 700 años, los estudiantes de la pequeña localidad de Miao, en la provincia china de Guizhou, reciben clases en el interior de una gigantesca cueva de piedra.

La cueva natural es tan colosal que permite la construcción de varios barracones en su interior, así como pistas de recreo y deporte.

Aunque cada clase dispone de su propia aula, no es extraño que, de vez en cuando, los alumnos saquen los pupitres al exterior para recibir alguna charla o clase magistral.

Escuela libre de Brooklyn

Sin tareas, pruebas o exámenes, la escuela libre de Brooklyn no destaca por sus instalaciones, sino por su curiosa metodología de estudios basada en la curiosidad y el juego.

Para empezar, los alumnos de esta escuela solo se dividen en dos grupos por edad y no por cursos o niveles de aprendizaje. Así, existe un grupo inicial, para alumnos de 4 a 11 años, y superior, para alumnos de 11 a 18, pudiendo elegir sus clases y materias en función de sus intereses.

El objetivo es que el alumno encuentre su verdadero camino en la vida y, para ello, la escuela transmite los conocimientos del profesor a los alumnos más mayores, quienes hacen grupo y cuidan de sus compañeros más jóvenes. La responsabilidad, la tolerancia y la continua participación son sus mejores armas pues, además, sus alumnos están cosechando excelentes resultados en los exámenes de estado.

Escuelas flotantes de Bangladesh

Debido al clima y la falta de infraestructuras, Bangladesh suele inundarse unas dos veces al año, dejando sin agua, electricidad y otras necesidades básicas a su población. Durante años, muchos estudiantes indios abandonaron sus estudios por esta razón, ya que durante aquellos períodos se hacia imposible llegar hasta la escuela.

Para evitarlo, la ONG Shidhulai Swanirvar Sangstha tuvo la brillante idea de trasladar la escuela al interior de un barco. De esta forma, la educación de los menores nunca se detiene.

Y no tan menores, ya que las escuelas-barco admiten también a adultos que abandonaron sus estudios en el pasado.

barco escuela 9

unicef.org

Las escuelas-barco cuentan con dos espacios diferenciados, una pequeña biblioteca y hasta 3 o 4 puestos informáticos, ya que gracias a los paneles solares instalados en el techo también disponen de luz eléctrica.

La escuela más remota del mundo

La escuela primaria de Gulu está formada por un edificio al uso, muy normal e incluso algo deteriorado, pero puede presumir de tener a los alumnos más entregados del mundo. La escuela está situada en la confluencia de dos desfiladeros en el condado de Hanyuan de Ya’an, en la provincia de Sichuan, China. Para llegar a ellos, sus estudiantes deben realizar una peligrosa caminata de unas 5 horas. ¿Nos vamos a la escuela?

Como puedes ver, la travesía es muy peligrosa y los niños deben ir acompañados de un adulto, normalmente su padre.

escuela aislada 2

El profesor, no obstante, reside allí. Así se evita tener que hacer la caminata a diario. Ventajas del profesorado, ya se sabe.

La escuela subterránea de Artesia, Nuevo México

Nada más aproximarte a la escuela de primaria de Abo, en Artesia, Nuevo México, percibes que no es un colegio normal. A simple vista parece que faltan todas la aulas, gimnasios y zonas comunes. De hecho, solo encontrarás la puerta de acceso.

La escuela fue construida en plena Guerra Fría, con el objetivo de que también sirviese como refugio nuclear en caso de ataque. Por aquel entonces, todo el mundo se mostró encantado con esta idea: los profesores porque de esta forma los alumnos no podrían entretenerse mirando por las ventanas, mientras que alumnos y padres se sentían más seguros.

La escuela Abo fue diseñada por el arquitecto y entusiasta de la defensa civil Frank Standard, quien afirmó que la estructura podría soportar una explosión de 20 megatones y resistir la radiación.

Además de las aulas, la escuela posee un depósito de cadáveres, una reserva de medicinas, comida, catres y ropa de cama para los supuestos refugiados. Y, por si fuera poco, un generador, un pozo de agua potable y un sistema de ventilación.

El jardín de infancia del bosque en Nueva York

Los pequeños alumnos de la escuela infantil Waldorf de Saratoga Springs, Nueva York, no saben lo que son las aulas ni los uniformes. Su colegio es el bosque, su pizarra es la tierra y sus libros la propia naturaleza.

Bueno, esto tampoco es del todo cierto, pero es la idea que quieren transmitir. La verdad es que la escuela cuenta con un edificio donde trabajan a cubierto durante las primeras horas del día.

No obstante, la escuela tiene por norma que los niños pasen al menos 3 horas al día en el bosque, donde aprenden y fomentan su curiosidad con juegos y actividades de grupo. Aunque la escuela pionera se encuentra en Nueva York, muchas otras en EE.UU. y Europa han adoctrinado este sistema.

Si te ha gustado este artículo, no puedes perderte los 18 sorprendentes y peligrosos caminos que algunos alumnos recorren para ir a la escuela.

Fuentes: traveldudes.org, brooklynfreeschool.org, unicef.org, slate.com, parentmap.com y dailyinfographics.eu

Publicado en Miscelánea