Científicos descubrieron en China dos partes de cráneos humanos que pueden pertenecer al misterioso primo de los Neandertal, la raza humana de la era de hielo conocida como los Denisovanos.

Se sabe que los Denisovanos y los Neandertal tienen un antepasado en común que se había separado del linaje humano moderno. En 2016, investigadores encontraron pruebas de ADN nuclear que sugieren que esta división pudo haber ocurrido 765.000 años atrás.

Hasta ahora los científicos tienen suficientes pruebas que evidencian la existencia de los Neandertales.

Existen hasta cráneos de niños de estos ancestros de los seres humanos.

Pero también hay evidencia de que existió otra raza de antecesores.

Los Denisovanos solo se conocen por pedazos de ADN que se extrajeron del hueso de un hueso de una niña encontrado en una cueva en Siberia, en las montañas Altai. En el 2010 los científicos del laboratorio de ADN del Max Planck Institute, en Alemania, crearon un genoma completo de lo que parecía un tipo de humano desconocido.

Ese fragmento de hueso sirvió como primera evidencia, una especie distinta del humano que se apareó con Neandertales y con humanos modernos, cuyos genes aún viven entre los europeos modernos, los asiáticos y los melanesios de Papúa Nueva Guinea.

Se cree que habitaron las tierras de Asia usando herramientas sofisticadas como las fabricadas por los humanos hace más de 100.000 años.

A pesar del pequeño dedo de la niña y tres molares encontrados en la misma cueva, no había otra prueba de los Denisovanos; no había otras evidencias que pudieran probar que estos arcaicos humanos existieran. 

Solo existen especulaciones, como estas esculturas, que simulan cómo se hubieran visto los Denisovanos.

Hasta el momento solo se ha encontrado un pedazo de dedo y unos molares.

Ahora, el descubrimiento de fósiles de china en Linjing, cerca de la ciudad china de Xuchang, da un nuevo impulso a la teoría, ya que se estima que tienen entre 105.000 y 125.000 años y pertenecen a humanos de esta rama. Los huesos llamados “Homo Arcaico” emergen como candidatos para probar esta teoría y ayudarnos a comprender cómo se veían.

Sin embargo, Zhan-Yang Li, el investigador que lideró el descubrimiento de la Academia China de Ciencias, y sus colegas, evitan usar la palabra Denisovanos en su reporte, pero sí detallan que los huesos pueden pertenecer a un nuevo tipo de humano, o una variante de los Neandertales.

Algunas características son ancestrales y similares a las de los primeros seres humanos de Eurasia oriental, otros se derivan y comparten con los seres humanos contemporáneos o posteriores en otros lugares, y otros están más cerca de los de los neandertales“, escribieron Zhan-Yang Li y sus colegas en su estudio.

Esta es la imagen que se conoce de los cráneos hallados en China.

Este es el cráneo de un Neandertal.

A pesar de no mencionar a los Denisovanos, los investigadores creen que pertenecen a ese grupo. María Martinón-Torres, paleontóloga y antropóloga de la University College London, asegura que los cráneos pertenecen a este tipo de humanos.

También se suman otras voces:

 “Esta sería la combinación que esperamos basada en el análisis de ADN de los Denisovanos, que estaban estrechamente relacionados con los Neandertales”, asegura Katerina Harvati, de la Universidad de Tübingen, Alemania.

Aún no se ha realizado el análisis de ADN de los cráneos, por lo que aún es una especulación y habrá que esperar resultados de estos estudios, así como las valoraciones posteriores de los expertos.

Publicado en Ciencia
Fuentes consultadas:
www.vitalistas.com