Hay historias que te llegan al corazón, y luego están aquellas que lo traspasan, como las que venimos a contaros hoy. El rescate de este perro se sale por completo de todo lo que hemos visto hasta ahora, haciéndonos ver que el amor por los animales es capaz de mover montañas. Y nos alegramos profundamente de que sea así.

Kiara Ijzendoorn estaba con su familia en Creta, Grecia, de vacaciones. Uno de los días, mientras conducía, se encontraron con un perro abandonado en mitad de una carretera. Inmediatamente se percataron de que algo no iba bien, pues el pobre animal apenas podía moverse.

Kiara y su familia estaban en vacaciones en Creta, Grecia, cuando en mitad de una carretera encontraron un perro en muy malas condiciones

perrita_rescatada_1

Tenía una de sus patas completamente paralizada y un gran bulto en la espalda. Su columna vertebral estaba rota” narraba Kiara. Al parecer, el perro vivía solo en un granero de las inmediaciones, solo y desatendido.

perrita_rescatada_2

Durante aquellos días, Kiara siguió visitando al perro en granero granero. A pesar de sus problemas físicos, este se ponía muy feliz al verla.

perrita_rescatada_3

Nuestra heroína le tomó mucho cariño, así que decidió que cambiaría la vida de ambos: llevarlo a una organización de rescate de animales, donde lo vio un veterinario, y donde Kiara oficialmente pudo adoptarlo.

perrita_rescatada_4

Tras su diagnóstico, el veterinario determinó que el perro había sufrido maltratos. Alguien sin corazón le había ocasionado todas sus lesiones, por lo que su nueva dueña decidió ponerle Fos, que significa “brillante” en griego.

perrita_rescatada_5

Kiara y su familia volaron de vuelta a Holanda, llevándose consigo a su nuevo amigo. A día de hoy, Fos aún teme a los ancianos y a los gatos, pero se encuentra mucho mejor y se recobra de sus lesiones físicas y emocionales arropado por todo el cariño que le dan

perrita_rescatada_6

Vía: Boredpanda, traducción y adaptación por La Voz del Muro
Imágenes: Boredpanda

Publicado en Animales