Cuando se habla de la legalización de la marihuana, a menudo perdemos de vista la verdadera razón de esta propuesta: su uso medicinal.

Y es que entre tanto humo solemos confundir el uso recreativo de esta sustancia, con los efectos positivos que el THC -principal compuesto activo de la marihuana- parece tener para el tratamiento de ciertas enfermedades, tales como el Parkinson o la parálisis cerebral.

Shutterstock

Shutterstock

La marihuana ha demostrado ser igualmente efectiva para contrarrestar los efectos secundarios que los tratamientos de quimioterapia tienen en los pacientes de cáncer.

Más prometedora aún resulta la investigación de Cristina Sánchez, bióloga molecular de la Universidad Complutense de Madrid y experta en cannabinoides, quien ha demostrado que el THC es capaz de ordenar a las células tumorales que se autodestruyan.

A pesar de todo, la marihuana sigue encontrando un montón de trabas sociales, legales y burocráticas para su comercialización. Por no mencionar que la industria farmacéutica la mira con cierto recelo.

Mientras tanto, cientos de enfermos continúan sufriendo la falta de regulación mientras arriesgan su pellejo para conseguir esta sustancia. 

Si aún no tienes una opinión al respecto, te invitamos a ver el siguiente vídeo. En él, un enfermo de Parkinson muestra los efectos que una dosis de 30mg tiene para su enfermedad y el control de sus movientos. Asombroso.

Original: Parkinson’s Disease tremor control

Publicado en Salud