Estados Unidos reconoce que los ciudadanos americanos tienen derecho a poseer y a usar armas de fuego, siendo estas uno de los principales motivos causantes de homicidios.

Bajo el eslogan “todas las armas tienen una historia, no hagas que se repita” la organización estatal americana contra las armas States United to Prevent Gun Violence intentan enseñar la auténtica cara de las armas a las personas que quieren adquirir una.

Muchos americanos, ya sea por su educación o por la arraigada tradición familiar, considera las armas como un bien de protección necesario para proteger a tu familia, en un primer momento, y como un elemento recreacional en el resto de casos, donde la industria armamentística obtiene su filón anual.

¿Pero qué ocurre cuando a un comprador que quiere obtener su primer arma le cuentas la historia de los horribles homicidios involuntarios que tiene detrás?

Original: States United to Prevent Gun Violence

Publicado en Miscelánea