El ojo humano es un órgano extremadamente complejo. Está lejos de ser el más perfecto del mundo animal pero, para nuestras necesidades diarias, cumple perfectamente.

Capaz de distinguir las longitudes de onda que van desde el infrarrojo hasta el ultravioleta, nuestra vista nos ofrece una amplia gama de colores que hacen de nuestro mundo un lugar mucho más atractivo.

Pero ¿podemos confiar al 100% en lo que ven nuestros globos oculares? La respuesta es clara y contundente, no. Nuestros sentidos, en general, son fáciles de engañar, ya que se apoyan en la información que reciben los otros sentidos y en nuestra propia experiencia, para dar sentido a dichas sensaciones.

Para demostraros esto tan solo tenéis que mirar la siguiente imagen y decidnos si notáis algo extraño en ella.

chica entre piedras

Como habréis observado, parece una fotografía normal y corriente de unas piedras pero, ¿os habéis dado cuenta de la chica que se encuentra entre ellas?.

No, no está en pequeño, de hecho ocupa gran parte de la imagen. Para verla mejor solo tenéis que buscar sus rasgos faciales en la parte superior de la imagen, y ya os será mucho más sencillo apreciar su silueta.

Este “trampantojo” es producto del artista austriaco del bodypainting Johannes Stotter. Si nos seguís asiduamente os sonará este nombre porque ya os hemos mostrado algunas de sus obras, como las mujeres camaleón o la mujer papagayo.

Stotter es muy famoso en el mundo del bodypainting por su técnica tan sumamente realista, que hace muy difícil distinguir lo real, de lo pintado. Un artista autodidacta que da qué hablar con cada obra nueva que presenta.

¿Con qué nos sorprenderá próximamente el bueno de Stotter? Solo él lo sabe.

Publicado en Cultura y ocio