Encontrar al gato escondido en esta imagen es una tarea difícil. No más que resolver un cubo de Rubik pero sí dos grados más que encontrar a Wally entre la multitud.

Un truco muy socorrido en juegos como este y otros parecidos al que presentamos aquí consiste en rastrear cada milímetro de la imagen por cuadrantes o secciones.

Empezamos por una esquina y vamos avanzando en orden hasta haber completado toda la imagen.

Puede pasar que ni con esas encontremos lo que buscamos, pero no desesperes porque intentarlo dos veces no es ninguna deshonra. Es más, casi podría decirse que el fracaso sería abandonar la búsqueda solo porque no lo encontramos al primer intento.

Concéntrate, despliega tus armas de rastreador.

Imgur

No se trata de perder la vista, exprimirnos la mente o pasarse las horas muertas intentando ver lo imposible. Pero tampoco hay que desistir en la primera dificultad. Como en casi todo, busca el equilibrio y no dejes de esforzarte.

¿Sigues sin verlo? Quizá estés guiándote por tu imaginación en lugar de ponerte a pensar como un gato. ¿Dónde te esconderías si te sintieras indefenso y fueras más pequeño que un humano?

¡Exacto! En un sitio oscuro y resguardado. Perfecto para estar a salvo, viendo a todo el mundo y sin que nadie nos vea. 

¿Puedes verlo ahora? Es cierto que no se ve muy bien pero ahí está, si te fijas puedes ver sus ojos brillantes. 

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://deadbees.net/smozhete-najti-kotyonka/